1° de Mayo – Día internacional de lucha

6 de junio de 2018

Contra la reforma laboral y la complicidad de la burocracia sindical Con la reforma laboral en marcha en el Congreso justo antes de estas fechas, el Estado sigue demostrando su papel de garante y defensor de los intereses patronales. La burocracia sindical en su conjunto, alineada dentro de la CGT oficial o no, sigue siendo cómplice y protagonista de este ataque directo del capitalismo a los derechos laborales. Los actos simbólicos de enfrentamiento, las amenazas de huelga y algún que otro paro aislado son en respuesta a la constante y cada vez mayor presión de las bases y de la organización obrera, que por el interés real de lucha de los dirigentes sindicales. No nos sorprende el accionar de la burocracia sindical. La CGT fue creada por el Estado y convertida en un actor fundamental para asegurar la paz social y la conciliación de clases. Lo que sí nos preocupa es la pasividad con la que la clase trabajadora aguanta estos atropellos una y otra vez. El presente nos demuestra que delegando, dependiendo de burócratas sindicales y de líderes parasitarios se está entregando a la clase trabajadora a una pasividad que nos sumerge día a día en la miseria y en la precariedad. Tenemos inculcada la indefensión aprendida, donde nos crearon la convicción de que cualquier esfuerzo puesto en defendernos es inútil ya que las estructuras de Poder nos van a vencer irremediablemente. Eso es falso. Podemos resistir y podemos vencer estos ataques. Lo que falta es organización, voluntad y solidaridad. Esas son nuestras armas de lucha. Para enfrentar esta avanzada patronal, reflejada en una reforma laboral desastrosa para la clase obrera con la complicidad del Estado y los sindicatos entregadores, debemos fomentar la participación de lxs trabajadorxs en sus puestos de trabajo. Debemos impulsar la creación de organismos de trabajadorxs organizadxs en asambleas para la toma de decisiones y utilizar la acción directa para combatir y vencer a las políticas de ajuste y de saqueo de los distintos gobiernos de turno. Solo así será posible un cambio social de raíz. Nos quieren convencer que nuestros ideales son resabios de viejas épocas, que deberían estar en un museo y que no es necesaria la organización gremial, mientras que la patronal negocia con la burocracia sindical a espaldas de lxs trabajadorxs, conociendo muy bien el potencial que puede tener la clase obrera organizada contra el avance capitalista. Los tiempos que corren nos demuestran cada día más que los ideales de fraternidad, de solidaridad, el anhelo de un mundo mejor, sin explotadxs ni explotadores y sin dirigentes ni dirigidxs, tienen hoy más vitalidad que nunca. ¡Que este 1º de mayo nos sirva de puntapié para recuperar esperanzas, redoblar los esfuerzos y no dejarnos amedrentar por las condiciones de vida nefastas que nos imponen!.

¡VIVA EL 1º DE MAYO! ¡ABAJO LA REFORMA LABORAL Y PREVISIONAL!!

¡POR LA LIBRE ORGANIZACIÓN OBRERA ¡ASAMBLEAS PARA DECIDIR!

¡ACCIÓN DIRECTA PARA GANAR!

Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital Adherida a la F.O.R.A.

Recuperando el federalismo para la Organización Obrera: Parte 1

3 de junio de 2018
“La sociedad del privilegio cuenta con poderosos medios para defenderse; y así como el patrón se ríe de las reclamaciones individuales, del mismo modo la fuerza patronal no teme la acción de una corporación obrera aislada. Contra una caja obrera hay cien cajas; contra los obreros de una localidad, hay los obreros de cien localidades; contra las energías de una agrupación hay cien policías, mil soldados, un ejército.”
Pellicer Paraire, extracto de “Sistema Federativo” publicado en “La Protesta Humana” – 15/12/1900
El Modelo Sindical Argentino viene marcando la cancha hace varias décadas, definiendo las pautas de una determinada forma de organización gremial para la clase trabajadora, marcando los limites bajo los cuales los trabajadores y trabajadoras tenemos que desenvolvernos para ser parte de la vida sindical del país.
Este desenvolvimiento está orientado básicamente a que no participemos activamente del sindicato, sino a que sus dirigentes resuelvan y decidan por nosotros en consonancia con el gobierno y las patronales. Para afirmar esto no es necesario tener un doctorado en legislación laboral, ya que cualquier trabajador que haya querido modificar las condiciones laborales desde una cuestión colectiva, sin limitarse al Secretario General del Sindicato, fue ninguneado y apaciguado, sino despedido.
¿Cuántos de nosotros quisimos elegir nuevo delegados, ya que los que estaban eran simplemente comunicadores de las decisiones que tomaba la dirigencia del Sindicato? ¿Cuántas de nosotras quisimos sacar a la burocracia sindical en una supuesta e ingenua transparencia? ¿Cuántos de nosotros conocemos experiencias donde para ser escuchados tuvimos que desobedecer al sindicato recurriendo a métodos que nos aseguraban que iban a perjudicarnos, y en cambio, terminaron siendo beneficiosos para nuestro reclamo? ¿Cuántas de nosotras fuimos verdugueadas por un gerente, o despedidas por simplemente ir al Sindicato a averiguar ciertas normativas laborales, o denunciar las condiciones en las que se trabaja? Insistimos: no hay que tener un doctorado para darnos cuenta que la vida sindical del país está organizada para que los trabajadores y trabajadoras no intentemos modificar nada, sino es por los canales oficiales que casi nunca nos dejan conformes. Con un poco de lectura e interés nos damos cuenta que la verticalidad y el centralismo del Modelo Sindical Argentino no es casual sino que responde a intereses económicos opuestos a los de la clase trabajadora. Entendemos que las burocracias sindicales están para canalizar nuestro descontento y guiarlo hacia vías conciliadoras en pos de la tranquilidad de las patronales y el gobierno de turno. Ese es el objetivo del Modelo Sindical Argentino, creado y reforzado durante los últimos 70 años y formalizado en la Ley de Asociaciones Sindicales.
No obstante, tendríamos una visión muy estrecha y reduccionista si creyéramos que todo el problema se resolvería derogando esa ley, y seriamos irresponsables y mentirosos si llamáramos a “vaciar los sindicatos” sin una Organización de clase real y fuerte para contener ese vaciamiento, y que no beneficie a las organizaciones Patronales. La cultura del Modelo Sindical está arraigada en el imaginario social de una forma tan profunda que no necesitan obligar al cumplimiento de dicha ley, salvo raras excepciones. Tenemos el centralismo y la verticalidad tan incorporadas en nuestra vida cotidiana que no nos imaginamos otra forma de organización. La primera reacción ante cualquier problema es acudir a una autoridad y no a nuestros compañeros de trabajo; y si dicha autoridad (sea el Delegado, el secretario gremial, el Ministerio de Trabajo, etc) se opone al reclamo tendemos a obedecerle y a quedarnos impotentes ante la pasividad del sindicato. Por otro lado no es solo la cultura general el problema sino que tampoco existe una Organización de clase suficientemente fuerte en lo numérico, ni contundente en lo ideológico, como para enfrentar las consecuencias de la derogación de dicha ley, ya que hay ciertos beneficios que circunstancialmente estamos obligados a aceptar por la desequilibrada relación de fuerzas. No lo decimos con alegría, sino todo lo contrario: Que sea la aplicación de una ley la que nos de un cierto paraguas legal para que algún delegado de base no sea despedido y no la fuerza colectiva no es un triunfo, sino el ultimo recurso de acuerdo a la relación de fuerzas en la lucha de clases.
Por esto es que una de nuestras tareas principales como activistas gremiales es combatir la cultura del Modelo Sindical Argentino antes que la legislación laboral en si misma, ya sea creando nuevas Organizaciones gremiales o participando dentro de los Sindicatos existentes con los compañeros y compañeras de trabajo. En la medida que vayamos modificando esa cultura es que vamos a ir creando nuevas formas de organización que eventualmente van a hacer obsoleta la Ley de Asociaciones Sindicales para los trabajadores y trabajadoras. Ahí es cuando el gobierno junto a las burocracias sindicales van a obligar a aplicarla contra la voluntad de las nuevas Organizaciones obreras, generando un punto de quiebre.
A ese punto tenemos que llegar.
Ejemplos sobran de conflictos gremiales donde los trabajadores llegaron a acuerdos más elevados que lo resuelto por la paritaria del Sindicato; o donde las asambleas en los lugares de trabajo demostraron suficiente fuerza como para oponerse a la decisión del sindicato, el gobierno y la patronal, desoyendo por completo las obligaciones legales; o donde los delegados de base se mantienen firmes junto a los compañeros de trabajo oponiéndose a la directiva sindical. También hay casos de mayor envergadura como la creación de sindicatos completamente nuevos que sin ningún amparo legal, y por la sola fuerza colectiva de los trabajadores pueden mantener, no solo un conflicto y firmar a la par del sindicato reconocido oficialmente, sino también mantener una Organización cotidiana con vida propia que hace completamente inútil la ley mencionada.
La lucha que sostenemos para cambiar la cultura del Modelo Sindical Argentino está orientada a combatir su centralismo con nuestro federalismo y todo lo que conlleva. Oponemos su verticalismo, a nuestra horizontalidad; oponemos el corporativismo y confrontación entre sindicatos, con nuestra solidaridad entre sindicatos; oponemos la toma de decisiones de un Consejo Directivo, con la toma de decisiones en asambleas; modificamos el rol del delegado, donde el suyo es un burócrata comunicador del sindicato que no tiene relación con las bases y que quiere asegurar su presente individual, contra el nuestro, que es un comunicador de los trabajadores en base a lo resuelto en asambleas, rotativo en cualquier momento y sin capacidad de decisión propia en los conflictos colectivos.
Lo “nuevo” del “viejo” federalismo
Para combatir esta cultura paternalista y pasiva de esperar soluciones del Estado o de las burocracias sindicales, queremos recuperar el concepto de federalismo, embarrado y oculto hace años. Por mencionar un caso emblemático, la CGT es una confederación, y aunque si bien guardan ciertos rasgos de federalismo, su esencia es la de mantener una organización centralizadora y vertical, donde la ultima palabra siempre está en las cúpulas. El concepto que nosotros rescatamos del federalismo, es el que dio vida a nuestra Organización, la Federación Obrera Regional Argentina, donde echa por tierra todos los valores autoritarios y egoístas de este sistema, representados por la C.G.T. y que para estos tiempos, es tan viejo que resulta nuevo para las generaciones obreras actuales.
El federalismo tiene el potencial de englobar un cambio cultural integral, que no solo responde a uno o dos aspectos de la vida sindical del país, sino que lo puede modificar por completo. Cuando hablamos de federación, hablamos de desintegrar el principio de autoridad y cambiarlo por los principios de igualdad y libertad. Hablamos de pactos solidarios entre iguales, en lugar de leyes prohibitivas impuestas desde las cúpulas hacia las mayorías. Hablamos de recuperar la acción directa, entendida como la acción del colectivo sin intermediarios, tratando de que el Estado y sus instituciones no tengan intervención en nuestras decisiones. Hablamos de que las decisiones colectivas se toman en asambleas donde los trabajadores son iguales y nadie tiene mayor Poder de decisión que otro, más allá de las diferencias ideológicas, étnicas, sexuales, etc. Lo decidido en cada asamblea es defendido por uno o más delegados ante quien sea. Claramente esto trae nuevos problemas, como por ejemplo, cuando se quiere estructurar una Organización gremial que vaya más allá de un turno, un sector, o un lugar de trabajo. Ahí es donde el federalismo continúa desintegrando el principio de autoridad recopilando las distintas decisiones de los distintos colectivos que intervienen, ya sean fabricas del mismo gremio; fabricas, talleres y comercios de una misma localidad, o distintas asambleas de varias provincias. El grupo que recopila esa información no toma decisiones por su cuenta sino que respeta lo acordado por la mayoría, en oposición completa a lo que ocurre y a lo que estamos acostumbrados, donde un Consejo Directivo decide por su cuenta ninguneando u oponiéndose a lo decidido por los trabajadores y trabajadoras.
Cuando hablamos de federalismo también hablamos de libertad y autonomía. Como ocurre en los casos donde no hay consenso, se decide por mayoría, y ocurre generalmente que la minoría queda disconforme con lo resuelto. En ese caso el sistema federal, basado en la libertad y la solidaridad, no puede obligar a que las organizaciones disconformes motoricen lo acordado pero si requiere que no intenten boicotearla ni obstaculizarla, aunque nada impide que insistan internamente con otras propuestas. Esto aplica también para lo decidido en las asambleas ya que si se decide ir a la huelga alguien puede estar en contra pero no puede boicotearla yendo a trabajar. Dentro de los acuerdos generales tomados cada Organización puede desenvolverse como mejor le parezca.
Por esto es que en un sistema federal no existen los dirigentes sino compañeros y compañeras con funciones administrativas que nunca pueden anular o sobrepasar lo decidido en las asambleas. Por esto también es que en la organización federal no hablamos de una pirámide con bases y cúpulas, sino una linea horizontal donde el Secretario General tiene la misma capacidad de decisión y su voz vale tanto como que la de cualquier trabajadora.
La forma de Organización federal requiere compromiso, voluntad, solidaridad y sinceridad, y sabemos muy bien que proponemos un cambio cultural titánico ya que no estamos acostumbrados a ayudarnos, sino a buscar el mayor beneficio individual desde lo individual y la mayor cantidad de ventajas con el menor esfuerzo posible.
Por todo esto es que creemos que la única manera real de que la clase obrera tenga una fuerza diferencial efectiva contra los avances del Estado y el Capitalismo es seguir creando nuestras propias organizaciones obreras horizontales y federarlas entre si, y seguir construyendo Organización dentro de los lugares de trabajo generando lazos solidarios entre los trabajadores y trabajadoras.
Solo mediante la acción directa colectiva y solidaria es que los trabajadores y trabajadoras vamos a tener la posibilidad de cambiar el rumbo de esta Sociedad, que solo nos ofrece miseria y opresión.
Trabajador, trabajadora:
¡Si el problema es colectivo, la solución no puede ser individual!
¡Construyamos Organizaciones y fortalezcamos la Federación Obrera Regional Argentina!
Harry

Tejiendo nuestra emancipación

12 de mayo de 2018

Compañerxs: Compartimos este articulo publicado en “Organización Obrera” de la compañera Sol sobre la lucha de género desde una perspectiva de clase y emancipativa.

Si quieren descargar la edición completa del periódico pueden hacerlo a través de este link:

https://mega.nz/#!dJwjhACY!0PnPHBwQRiMs3x-yK-optCxi8Y5dwuaIMH890lSPSLc

“Pero no os deis por vencidas, hermanitas. Haced de vuestras lágrimas un buril, de vuestros clamores una piqueta, de vuestros sollozos una proclama y lanzaos en la lid de vuestras reivindicaciones emancipatorias. Poned vuestras protestas bajo las alas de la anarquía y marchad a conquistar la vida que os pertenece, que es vuestra, porque la habeis soñado bella, poética, amorosa.”
Hermanitas”, Mis proclamas, 1924. Juana Rouco Buela
Estadísticamente, en la región Argentina se registra una brecha salarial existente entre hombres y mujeres del 27%. Ésta diferencia prevalece a pesar de la presencia del art.14 bis de la Constitución Nacional sancionada hace mas de 60 años y que manifiesta que por el mismo trabajo debe recibirse el mismo sueldo. Es decir que a pesar de su existencia un hombre está recibiendo un sueldo mayor solo por su condición de género asignada1.
Estas diferencias salariales, manipuladas durante años por la patronal, marcan ya la cancha para nuestra realidad económica y social ¿Qué quiere decir esto? Simplemente que al poseer un sueldo menor tenemos menor acceso a ingresos propios, generando el empobrecimiento de nuestros bolsillos y por lo tanto una dependencia económica de terceros. Esta disparidad económica se hace mucho más difícil de combatir cuando ponemos en discusión la violencia sufrida por nuestra condición de mujeres. Con esto no solo nos referimos a la violencia en nuestras casas, también debemos soportar el acoso laboral -incluso el callejero- por parte de las autoridades laborales, y como si fuera poco, de nuestros mismos compañeros de trabajo, quienes creen ser dueños de este microespacio de poder y no dudan en usarlo en pos de afirmar su masculinidad.
¿Y cómo enfrentamos estas situaciones desiguales? ¿Cómo nos pensamos como trabajadoras para emanciparnos? ¿Cómo creemos que debemos atravesar esta realidad? Primero que nada debemos identificar nuestra desigualdad económica. Esta misma marca nuestra realidad social y solo combatiéndola como eje principal podremos avanzar hacia un verdadero cambio social. Sabemos bien que a mayor precarización económica mayor precarización de nuestras vidas, por lo que creemos que esta es la columna vertebral de nuestra lucha.
Defensores del capitalismo pondrán su acento en el ascenso laboral como práctica igualitaria. Basta con investigar y buscar datos en páginas web, como la de la tercerizadora “Adecco”2 o el periódico conservador “La Nación”3, que revelan estadísticas en consonancia con la escala jerárquica de mujeres en los ambientes de trabajo por su “naturaleza dócil y laboriosa” . Estos datos responden a la falsa idea de que a mayor puesto laboral, mayor igualdad de género, y por lo tanto mayor reivindicación en la lucha feminista; discursos disfrazados de hechos políticamente correctos y feminismos liberales donde lo único que importa es la libre elección o salvación individual por encima de las construcciones colectivas. Estas ideas no son más que una pantalla que a fin de cuentas defienden la misma explotación capitalista. Nosotras, defensoras de nuestra clase, sabemos que estos conceptos son falsos a la hora hablar de igualdad. Estamos completamente lejanas a defender estas prácticas jerárquicas. Ascender en el trabajo no nos emancipará de ninguna manera, solo nos someterá a la perpetuación de este sistema tan injusto que queremos combatir.
Pensar en igualdad de derechos para la clase explotadora se traduce a igualdad en explotación. Por eso nosotras alzamos la voz: ¡NO! No queremos la misma explotación que los varones, no queremos ocupar cargos jerárquicos para ser patronas y tampoco queremos reproducir este sistema desigual.
Y si no hablan de aspiraciones clasemedieras de ascenso social buscan sacar provecho de cualquier situación que perpetúe su status quo. Por ejemplo, a finales de los 90 y principios del 2000 aprovechando la falta de trabajo y el hambre latente que se vivía, decidieron ingresar a muchas mujeres al mercado laboral público como mano de obra barata y flexibilizada. Lejos de pensar que esto fue un pie para la emancipación solo dificultó sus realidades ya que los sueldos eran de hambre y la falta de oportunidades enormes. Como si fuera poco, por esos años se vive un aumento del crecimiento en la violencia doméstica. Los hombres víctimas y perpetuadores del mandato de masculinidad no podían soportar la falta de trabajo y menos ser relegados al hogar mientras sus compañeras traían el pan a la casa. Sin su rol de proveedores decidían que la violencia hacia sus compañeras calmaría su frustración4.
Estos elementos mencionados nos hacen replantearnos la emancipación. Bien, es lo que pretendemos estos cortos párrafos. Compañeras, compañeres, compañeros, necesitamos desarrollar la conciencia de clase y género entendiendo la lucha obrera feminista como una parte importante en la pelea sindical e integrando ambas posturas en un todo indivisible. La igualdad y la emancipación deben darse por la práctica horizontal. Como vimos, la imposición por parte de las leyes no ha contribuido a la misma. No podemos quedarnos en la simpleza de la legalidad, debemos trabajar más allá de ella. Creemos firmemente que los vínculos fraternos, sororos y horizontales son las herramientas para combatir estas disparidades sociales.
Abogamos a una sociedad más justa y solidaria de la mano de nuestros compañeros de clase. Quiénes además de pelear por las luchas económicas necesitan con urgencia cuestionar sus privilegios para construir con nosotras la sociedad que tanto buscamos. Sin estos cuestionamientos estaremos reproduciendo patrones autoritarios que se alejan de nuestro fin emancipatorio y caeremos otra vez en un círculo vicioso de nunca acabar. Por eso es preciso tejer, enlazar y reconstruir la sociedad igualitaria que tanto ansiamos y necesitamos. Por el ayer y por un mejor mañana nuestros pasos seguirán avanzando con entusiasmo y firmeza ¡El camino recién empieza! ¡Ni un paso atrás!
Sol
1Este concepto contempla el bienestar material de las personas, ubicando las circunstancias concretas en que se desenvuelve dentro de su medio social, y que tienen que ver con los roles, responsabilidades, espacios y funciones que la sociedad le asigna.

Proyecto de ley sobre equidad de género y la reforma laboral desde una perspectiva de género

7 de mayo de 2018

Con la participación de la Comisión de la Mujer Trabajadora de la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas

En esta jornada se analizarán los recientes proyectos de Ley sobre Equidad de Género y de la Reforma Laboral que impulsa el actual gobierno, desde una perspectiva de género y con un enfoque crítico.
No sólo ambos proyectos resultan insuficientes para eliminar las desigualdades de condiciones laborales que padecen las mujeres y el resto de géneros disidentes dentro de una sociedad capitalista y patriarcal, sino que además ambos proyectos de ley forman parte del paquete de medidas que impulsa el gobierno y la patronal para continuar flexibilizando las condiciones de trabajo y aumentar el ajuste.
Conocer el contenido de ambos proyectos resulta fundamental para construir estrategias colectivas de clase y de género para hacer frente a la embestida neoliberal.

Lxs esperamos!


El proyecto de ley sobre equidad de género para que comience la reforma laboral flexibilizadora

5 de mayo de 2018
Publicado en Organización Obrera N°74

Mientras se desarrollaban las masivas movilizaciones por motivo del Paro Internacional de Mujeres del pasado 8M, Macri anunció que enviaría un proyecto de ley para eliminar las desigualdades de oportunidades en el empleo entre hombres y mujeres con énfasis en la equiparación salarial. A los pocos días fue presentado en el Congreso dicho proyecto de ley que lleva como nombre “Ley de Equidad de Género e Igualdad Oportunidades”, pretendiendo beneficiar no sólo a las mujeres trabajadoras sino también al resto de los géneros vulnerables dentro de una sociedad patriarcal. Pero lejos de las supuestas bondades y aspiraciones de igualdad de oportunidades entre los géneros, el proyecto de ley no es más que una cartelera de ilusiones que no modifica en casi nada a lo que ya se encuentra vigente en materia de igualdad de oportunidades en el empleo, sin que se establezcan mecanismo concretos y efectivos para llevar a la realidad esos derechos. La mayoría de los supuestos derechos que se reconocen en el proyecto dependen de la aceptación del propio empleador, motivo por el cual dejan de ser realmente derechos que se pueden exigir al empleador para pasar a ser eventuales concesiones que pueden llegar a hacer los empleadores a su total discrecionalidad. Y como si todo ello no fuera poco, el proyecto de equidad de género contiene algunos artículos que están también en el proyecto de reforma laboral dando inicio así a la flexibilización de las condiciones de trabajo.
El proyecto de ley de equidad de género comienza anunciando pomposamente que los trabajadores cualquiera sea su género tendrán iguales derechos en todo lo relativo al acceso en el empleo, a su selección y contratación, a sus condiciones de prestación, a su desarrollo o evolución en la carrera dentro de la empresa. Se trata de un mero anuncio ya que el proyecto no contiene mecanismos concretos y efectivos para llevarlo a la práctica. En varios Tratados Internacionales, Convenio de la OIT y en leyes nacionales se reconoce también la igualdad de oportunidades en el empleo y se prohíbe realizar tratos discriminatorios por motivo de género. El inconveniente es que en los hechos no se cumple y lo que se necesitan son los mecanismo para que se cumpla, cosa que el proyecto de equidad de género carece.
De la misma forma, el proyecto anuncia que los contratos de trabajo, convenciones colectivas de trabajo y cualquier otra instancia en donde se fijen salarios se debe garantizar el cumplimiento del principio constitucional de igual remuneración por igual tarea en lo que hace a la igualdad de género. No es ninguna novedad: es obvio que en cualquier acuerdo sobre fijación de salarios se debe respetar ese principio. El inconveniente es que en la práctica el mismo no se cumple y la brecha salarial entre varones y mujeres existe independientemente de que hace más de 60 años que el art. 14 bis de la Constitución Nacional anuncia el principio de igual remuneración por igual tarea y en otros instrumentos legales se reconoce formalmente ese principio. Ningún empleador pacta por escrito con lxs trabajadorxs salarios diferentes entre varones y mujeres, de la misma forma en que las paritarias salariales no se realizan esa diferenciación. La discriminación salarial se da en los hechos y lo sufren mayormente las mujeres que están precarizadas y las que están fuera de convenio. El trabajo no registrado y cualquier otro supuesto de precarización afecta salarialmente a todxs lxs trabajadorxs pero afecta más a las mujeres y al resto de los géneros vulnerables producto de la cosmovisión de una sociedad patriarcal del cual el empleador se aprovecha para obtener mayores beneficios.
El proyecto establece que los trabajadores sin distinción de género podrán optar por ejecutar trabajos fuera del establecimiento. Pero agrega que esos trabajos: “…sean encargados por su empleador”. Es decir que si no hay encargo del empleador de realizar trabajos fuera del establecimiento no existiría la opción de realizarlos. De la misma forma, el proyecto anuncia que todxs lxs trabajadorxs tendrían la opción de trabajar en su domicilio mediante la modalidad de teletrabajo, pero dependerá del acuerdo o convenio que celebre con el empleador para que sea implementado. Se pretende hacer parecer que el proyecto traería la posibilidad de trabajar en el hogar o fuera del establecimiento pero en realidad no se trata de un derecho que se puede exigir sino de una modalidad de trabajo que sigue dependiendo de la voluntad del empleador de implementarlo como sucede en la actualidad.
Establece el proyecto que se presume la plena igualdad de género en la protección frente a la verificación de trabajos que puedan revestir el carácter de penoso, peligroso o insalubre. Se trata de una disposición que no cambia en nada la legislación vigente dado que la regulación sobre trabajo insalubre no establece ninguna diferenciación de género, salvo en aquellos casos particulares en que pueda existir un mayor riesgo para la salud de la mujer trabajadora como puede ser en los casos de embarazo.
El proyecto establece que los empleadores deberán elaborar un código de conducta relativo a las medidas adoptadas para garantizar el respeto a la igualdad de género en el interior de la empresa y remitirlo por vía electrónica al Ministerio de Trabajo para su “conocimiento”. Es decir que son los propios empleadores los que deben elaborar ese código de conducta para autolimitarse y no puedan así ellos discriminar a las trabajadoras y demás géneros vulnerables. No se le reconoce ninguna participación a las trabajadoras y a sus organizaciones en la elaboración y control de dicho código de conducta. Tampoco el proyecto establece contenidos mínimos para ese código de conducta ni sanciones para el caso en que exista incumplimiento del mismo. No prevé tampoco control de contenido por parte del Ministerio de Trabajo que su única función es recibir vía electrónica dicho código de conducta para “conocerlo”. Se trata de un absurdo total.
El único contenido positivo del proyecto son las modificaciones sobre el régimen de licencias. Se amplía la licencia por nacimiento de hijx de 2 a 15 días corridos y se introducen las siguientes nuevas licencias: 15 días corridos por adopción de hijx; 10 días corridos por unión convivencial; 2 días corridos con un máximo de 10 días por año para realizar los trámites para adopción; 5 días por año para someterse a técnicas y procedimientos de reproducción médicamente asistida; 30 días corridos por año calendario por razones particulares planificadas sin goce de haberes; y 10 días corridos por año calendario por violencia de género. Si bien se trata de una reforma positiva y necesaria, no constituye una modificación que vaya al fondo de la problemática sobre la desigualdad de condiciones laborales entre varones y mujeres, ni tampoco implica para el empleador grandes costos.
Finalmente, el proyecto establece la posibilidad de que el/la trabajador/a de cualquier género que tenga a su cargo menores de hasta 4 años de edad pueda acordar con su empleador una reducción transitoria de la jornada laboral con un salario proporcional a las horas trabajadas. Esta modificación está también prevista en el proyecto de reforma laboral y, si bien a simple vista para una reforma positiva, en realidad constituye una flexibilización del régimen de jornada laboral actualmente vigente. En primer lugar, para que se pueda implementar la reducción de la jornada en dicho supuesto, el proyecto exige que el mismo deba ser acordado con el empleador. Si el empleador no quiere conceder dicha reducción de la jornada laboral, el/la trabajador/a no podrá gozar del mismo. Se trata de otra modificación que depende de la voluntad del empleador y no es en realidad un derecho a favor del/la trabajador/a. Y en segundo lugar, en el caso de que el empleador acepte reconocer la jornada reducida, el/la trabajadorx cobrará un salario proporcional a las horas trabajadas cosa que no se encuentra previsto en el actual régimen de jornada reducida. En la actualidad, cualquier reducción de la jornada laboral a favor del/la trabajador/a no puede implicar una reducción del salario previsto en el convenio colectivo de trabajo aplicable. Por lo tanto, el proyecto de ley de equidad de género contiene una flexibilización del régimen sobre jornada reducida posibilitando la reducción de los salarios e introduce así parte del contenido de la reforma laboral flexibilizadora que impulsa el gobierno y los empresarios. Responde a la estrategia del gobierno de lanzar la reforma laboral dividida en varias leyes.
En resumen, el proyecto de equidad de género que presentó el gobierno contiene en su esencia meros enunciados sin mecanismo para llevar a la realidad la igualdad de condiciones laborales que predica, dependiendo la mayor parte de los supuestos derechos que reconoce de la voluntad del empleador, e introduce contenidos que están en el proyecto de reforma laboral flexibilizadora. Es claro en este contexto que la igualdad de condiciones laborales para las mujeres y el resto de los géneros desventajados en la sociedad patriarcal, depende en primer lugar de la organización de las propias trabajadoras y demás colectivos afectados para visibilizar y enfrentar la particular explotación y opresión de la que son objeto en una sociedad patriarcal y capitalista. El patriarcado es anterior al capitalismo y es utilizado por la patronal para ajustar todavía más y sacar más provecho por el lado de las mujeres. Y esto es gracias también al hecho de que el patriarcado está también presente dentro de la propia clase obrera, tolerando los trabajadores varones por ejemplo que se paguen peores sueldos a las mujeres porque la cosmovisión patriarcal ve con menor importancia el trabajo que realizan las mujeres. También toleran y consumen la humillación y cosificación de la que son objeto sus compañeras mujeres en el trabajo, siendo muchas veces ellos mismos quienes ejercen directamente violencia de género contra sus compañeras de clase. La lucha contra el patriarcado atraviesa a la lucha contra la explotación capitalista y no necesariamente corre por los mismos carriles que la lucha de clase. Esta situación sin dudas complejiza la relación entre género y clase, y es un reto para las organizaciones de trabajadores.

LEO


IV Encuentro Docente-Estudiantil Anarquista

4 de mayo de 2018

Queridas compañeras y compañeros:
Quienes conformamos la agrupación 1ro de Mayo, tenemos la intención de llevar a cabo un nuevo Encuentro Docente Estudiantil Anarquista a mediados de Octubre de 2018.
Ya que venimos cruzándonos con diferentes compañeras y compañeros afines a las ideas en distintos ámbitos tanto gremiales, sindicales y en otros espacios de lucha de manera dispersa.
Dada la realidad que tenemos cada uno en nuestros lugares de trabajo, creemos necesario convocar a organizaciones anarquistas y o libertarias a fin de lograr una coordinación para dicho encuentro en donde podamos terminar de definir/delimitar los ejes de trabajo.


Organización Obrera Nº 74

4 de mayo de 2018

Compartimos el link para descargar el último número de la prensa de la Federación Obrera Regional Argentina. El Organización Obrera Nº 74 de Mayo-Junio 2018:
https://mega.nz/…

Si querés el formato físico podes encontrarlo en alguna de nuestras actividades, en las mesas de difusión, en nuestras asambleas o contactándote con el Consejo Federal de la F.O.R.A. desde cualquier parte del país.

Se agradece la difusión.
¡Salud y organización!


1º de Mayo: Día internacional de lucha

4 de mayo de 2018

[Contra la reforma laboral y la complicidad de la burocracia sindical]

Con la reforma laboral en marcha en el Congreso justo antes de estas fechas, el Estado sigue demostrando su papel de garante y defensor de los intereses patronales. La burocracia sindical en su conjunto, alineada dentro de la CGT oficial o no, sigue siendo cómplice y protagonista de este ataque directo del capitalismo a los derechos laborales. Los actos simbólicos de enfrentamiento, las amenazas de huelga y algún que otro paro aislado son en respuesta a la constante y cada vez mayor presión de las bases y de la organización obrera, que por el interés real de lucha de los dirigentes sindicales. No nos sorprende el accionar de la burocracia sindical. La CGT fue creada por el Estado y convertida en un actor fundamental para asegurar la paz social y la conciliación de clases. Lo que sí nos preocupa es la pasividad con la que la clase trabajadora aguanta estos atropellos una y otra vez. El presente nos demuestra que delegando, dependiendo de burócratas sindicales y de líderes parasitarios se está entregando a la clase trabajadora a una pasividad que nos sumerge día a día en la miseria y en la precariedad. Tenemos inculcada la indefensión aprendida, donde nos crearon la convicción de que cualquier esfuerzo puesto en defendernos es inútil ya que las estructuras de Poder nos van a vencer irremediablemente. Eso es falso. Podemos resistir y podemos vencer estos ataques. Lo que falta es organización, voluntad y solidaridad. Esas son nuestras armas de lucha.
Para enfrentar esta avanzada patronal, reflejada en una reforma laboral desastrosa para la clase obrera con la complicidad del Estado y los sindicatos entregadores, debemos fomentar la participación de lxs trabajadorxs en sus puestos de trabajo. Debemos impulsar la creación de organismos de trabajadorxs organizadxs en asambleas para la toma de decisiones y utilizar la acción directa para combatir y vencer a las políticas de ajuste y de saqueo de los distintos gobiernos de turno. Solo así será posible un cambio social de raíz. Nos quieren convencer que nuestros ideales son resabios de viejas épocas, que deberían estar en un museo y que no es necesaria la organización gremial, mientras que la patronal negocia con la burocracia sindical a espaldas de lxs trabajadorxs, conociendo muy bien el potencial que puede tener la clase obrera organizada contra el avance capitalista. Los tiempos que corren nos demuestran cada día más que los ideales de fraternidad, de solidaridad, el anhelo de un mundo mejor, sin explotadxs ni explotadores y sin dirigentes ni dirigidxs, tienen hoy más vitalidad que nunca.
¡Que este 1º de mayo nos sirva de puntapié para recuperar esperanzas, redoblar los esfuerzos y no dejarnos amedrentar por las condiciones de vida nefastas que nos imponen!.

¡VIVA EL 1º DE MAYO!
¡ABAJO LA REFORMA LABORAL Y PREVISIONAL!!
¡POR LA LIBRE ORGANIZACIÓN OBRERA
¡ASAMBLEAS PARA DECIDIR!
¡ACCIÓN DIRECTA PARA GANAR!

Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital
Adherida a la F.O.R.A.


Capitalismo y patriarcado: La prostitución y las relaciones de poder

9 de abril de 2018

La prostitución es uno de los temas que mas divide al movimiento feminista actual. Como feministas pertenecientes a la clase trabajadora e integrantes de la SROV capital nos vimos interpeladas por estas discusiones. Nuestras inquietudes nos llevaron a encontrarnos con el abolicionismo como respuesta a una de las tantas injusticias que se desprenden de este sistema capitalista y patriarcal.

Dice Diana Sacayán, en el articulo “El deseo y la lucha”, de Roxana Sandá, en el suplemento Las 12-Pagina/12: “Que las mismas putas decidan y definan. Porque si un cliente drogado me tiene toda la noche encerrada, lastimándome, ¿cómo va a ser considerado eso como accidente de trabajo? ¿Cómo se va a reglamentar la prostitución callejera en regiones de extremo riesgo, Laferrère o González Catán, donde hay persecución sistemática policial y extrema violencia callejera? Ojo, nuestro cuerpo no es una herramienta de trabajo, están por hacerle un gran favor al capitalismo”.

Lxs invitamos a participar de esta charla debate el Sábado 14 a las 17.30hs para cuestionar a uno de los privilegios mas antiguos del patriarcado.

Lxs esperamos

Evento: https://www.facebook.com/events/2049459248646775/


Organización Obrera Nº 73

9 de abril de 2018

8M – Pelea como una mujer!

Compartimos el link para descargar el último número de la prensa de la Federación Obrera Regional Argentina. El Organización Obrera Nº 73 de Marzo-Abril 2018:
https://mega.nz/…

Si querés el formato físico buscalo en una de las mesas de difusión, en nuestras asambleas o contactándote con el Consejo Federal de la FORA desde cualquier parte del país.

Se agradece la difusión.
¡Salud y organización!


Organización Obrera Nº 72

11 de enero de 2018

Compartimos el link para descargar el último número de la prensa de la Federación Obrera Regional Argentina. El Organización Obrera Nº 72 de Enero-Febrero 2018:

https://mega.nz/…

Si querés el formato físico buscalo en una de las mesas de difusión, en nuestras asambleas o contactándote con el Consejo Federal de la FORA desde cualquier parte del país.

Se agradece la difusión.
¡Salud y organización!


Aparicion con vida de Santiago!

23 de agosto de 2017

PRONUNCIAMIENTO DE LA REUNIÓN REGIONAL DE DELEGADOS/AS DE LA F.O.R.A.
NEUQUÉN 19 Y 20 DE AGOSTO DE 2017

La desaparición de Santiago Andrés Maldonado ha visibilizado las luchas de los pueblos originarios por la recuperación de sus tierras ancestrales.
Este conflicto se remonta a las campañas militares del Estado argentino que asesinó y desplazó a las comunidades originarias para subastar personas y tierras entre los terratenientes que financiaron la apropiación y el genocidio. Este despojo, que empujó a las comunidades a los territorios más hostiles, fue moneda corriente en diferentes gobiernos y continúa de la mano del gobierno macrista.
La represión estatal se viene agudizando como parte de una política de Estado para defender los intereses económicos de los grandes propietarios. Detenciones, torturas y asesinatos se han transformado en prácticas habituales en las zonas en conflicto. Gendarmería reprimió y secuestró a Santiago Maldonado porque se solidarizó con el derecho de los pueblos originarios a ocupar y recuperar sus tierras ancestrales.
Como trabajadoras y trabajadores adheridos a la F.O.R.A. nos solidarizamos con el Pueblo Mapuche y apelamos a la solidaridad activa del pueblo trabajador por la urgente aparición con vida de Santiago y el cese del despojo territorial y la represión a los pueblos originarios y movimientos sociales.

FEDERACIÓN OBRERA REGIONAL ARGENTINA
[SROV Comarca Andina – SROV Neuquén – SROV Colón – SROV La Plata – SROV Zona Norte – SROV Capital – SROV Lomas de Zamora]


El laburante Nº17

18 de junio de 2017

Compañerxs, compartimos con uds un nuevo número de nuestro boletín gremial con notas de actualidad y opinión.

Lo pueden descargar clieckeando en el siguiente Link: junio 2017web

Salud

 

tapa


¡Algún día tenemos que decir basta! UPCN y otra paritaria PRO-Patronal

1 de junio de 2017

Trabajadores del Estado nacional

 ¡Algún día tenemos que decir basta!

UPCN y otra paritaria PRO-Patronal

 

La situación es inaguantable. Los salarios de los trabajadores y trabajadoras estatales son de miseria, el año pasado perdimos más de 10 puntos porcentuales y este año, en lugar de pelear por la recuperación del salario, UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación) firmó un acuerdo vergonzoso.

Igualmente, esto no sorprende a nadie. Se sabe en toda la administración pública que el sindicato mayoritario, UPCN, es un eterno oficialista. Sindicato entreguista, burocrático y nefasto como pocos, el gremio conducido desde hace décadas por Andrés Rodríguez no para de sumar acuerdos a la baja.

Veamos brevemente en qué consiste el acuerdo paritario:

  • Aumento del 20% en tres cuotas: 5% en junio, 5% en julio y 10% en agosto; más una cláusula gatillo en caso de que la inflación sea superior al 20%.
  • Un “premio” por presentismo y productividad. El presentismo se pagará cuatrimestralmente y, en caso de tener tres o más inasistencias justificadas en el mes u once o más inasistencias justificadas en el cuatrimestre, no se lo va a percibir. Además, el premio por presentismo es de $1.300 brutos por mes. ¡La productividad ni siquiera se sabe cómo se va a medir!

A simple vista resalta la estafa de este acuerdo. Para empezar, el aumento de junio es de sólo 5%. Y esto no es casual: el salario de junio impacta directamente en el aguinaldo, por eso nos otorgan esta suma irrisoria. Además, el aumento total no sólo no va a cubrir la inflación de 2017 sino que tampoco recupera lo perdido el año pasado: una verdadera tragedia para el bolsillo del laburante, que año a año ve cómo su salario real cae y cae… Y, por supuesto, el tema de la gigantesca precarización laboral, con los contratos basura a la cabeza, no se piensa solucionar.

Andrés Rodríguez, secretario general del sindicato UPCN, no dio declaraciones con respecto al acuerdo paritario. Sabe que nada de lo que diga puede justificar la entrega acordada con el gobierno macrista. UPCN, una vez más, es el mejor aliado que tiene la patronal para flexibilizar las condiciones de trabajo, bajar el salario y continuar con la precarización laboral reinante.

 

Un ataque al bolsillo y a la conciencia

Desde hace varias décadas, el trabajador estatal sufre una campaña de difamación que es muy bien aprovechada por los diferentes gobiernos -en su rol patronal-. Las permanentes paritarias a la baja, los niveles altísimos de precarización laboral, los despidos y los bajos salarios son, en parte, resultado de un discurso hegemónico que asocia al trabajador del Estado con el ausentismo y la baja productividad.

En este caso, el gobierno macrista montado sobre el discurso de “son todos ñoquis”, primero llevó adelante los despidos masivos de finales del 2015 y principios del 2016. Posteriormente, en la paritaria de 2016, los estatales perdimos más de 10 puntos del poder adquisitivo del salario. Y en 2017, además de que el salario real sigue cayendo, el gobierno nacional avanza sobre los derechos laborales de los trabajadores con el mismo pretexto de siempre: el ausentismo y la baja productividad. Decía el nefasto Ministro de Modernización Andrés Ibarra -que, no está demás recordarlo, colocó a su esposa en un alto puesto del Estado con un jugoso salario- en el mes de mayo: “Esta paritaria fue importante para la transformación y mejora del Estado que estamos construyendo y es que, por primera vez, ponemos sobre la mesa el presentismo por un lado, y la productividad por el otro” (http://www.telam.com.ar/notas/201705/190522-el-ministro-de-la-modernizacion-andres-ibarra-dijo-que-la-jerarquizacion-del-empleado-publico-es-el-objetivo-central.html). 

No hay mucho que agregar, los ajustadores seriales, los tipos que toda su existencia vivieron del trabajo ajeno, los que ponen a familiares en puestos jerárquicos del Estado -con gigantescos salarios-, pretenden vestirse de buenos samaritanos que quieren “jerarquizar el empleo público” (Andrés Ibarra dixit).

Lo que sucede es algo muy claro: el gobierno macrista pretende hacer recaer el peso de la crisis sobre los trabajadores y las trabajadoras. Y eso arranca por casa, es decir, el Estado que ellos administran. En lugar de reducir los salarios de los legisladores y de los altos puestos jerárquicos, en vez de gravar a los grandes capitalistas y a los bancos, los mega-empresarios devenidos funcionarios se ensañan contra el laburante. Y todo, insistimos, montado sobre un imaginario social construido durante décadas que estigmatiza al trabajador estatal. No es casual que justo ahora lancen el “premio” por presentismo y la productividad…

 

¿Y ATE dónde está?

Ya hemos dicho que UPCN entregó la paritaria y que es un sindicato absolutamente lamentable. Pero… ¿Y ATE? ¿Dónde está ATE? Jugando un papel derrotista, como siempre.

La Asociación de Trabajadores del Estado, por la cantidad de afiliados que tiene, podría desempeñar un papel de lucha real ante los constantes ataques patronales. Pero no, decide seguir posando para las cámaras con sus “arengas” públicas mientras por lo bajo llama a esperar y ver cómo se desarrollan los acontecimientos. En lugar de poner en pie asambleas masivas en todos los lugares de trabajo donde se discuta y acuerde un plan de lucha radicalizado, ATE se contenta con hacer asambleas meramente declamativas.

Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital, no se cansa de vender humo. En la página de Internet del sindicato se puede leer que Catalano, en una multitudinaria asamblea en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, “calificó como ‘vergonzosa’ la propuesta salarial y señaló que ‘nosotros de ninguna manera vamos a estar arrodillados a este Gobierno que se quiere cargar los derechos de todos los trabajadores y trabajadoras. Nosotros no podemos aceptar el 20% en tres cuotas” (http://atecapital.org/noticia/253).  Con una verba pretendidamente rebelde piensa que puede engañar a los trabajadores y trabajadoras. El mismo burócrata que el año pasado invitó y recibió entre laureles a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner -responsable directa de la enorme cantidad de contratos basura existentes- ¡ahora quiere vestirse de combativo!

En otras asambleas -como la realizada en la sede central del CONICET-, por el contrario, uno de los dirigentes más importantes de ATE-Capital exponía que “hay que construir consenso, y esperar hasta octubre, fecha en la que los trabajadores y trabajadoras estatales se van a dar cuenta de que el aumento era muy insuficiente y que el presentismo era un engaño”. Quizá crean que los trabajadores somos idiotas y no nos damos cuenta de sus jugarretas político-electorales. Justo hay que esperar hasta octubre… ¡momento en que hay elecciones nacionales y provinciales a legisladores! El momento es ahora, aprovechando el descontento y la indignación que hay en todos los lugares de trabajo, no dentro de cinco meses cuando el conflicto esté perdido.

 

Los estatales afiliados a la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital – FORA

Lamentablemente no tenemos una cantidad de afiliados suficiente como para ser actores protagónicos en esta pelea. Pero sí tenemos una conciencia revolucionaria de clase que nos lleva a agitar en los lugares donde estamos insertos. Y es así que participamos en las asambleas de nuestros organismos, agitando por un plan de lucha real, no por un “jornada de lucha” aislada como la del pasado 24 de mayo que sabemos que está condenada al fracaso.

Invitamos a los trabajadores y trabajadoras a que se acerquen a nuestra organización. Acá no tenemos dirigentes ni compromisos con ningún caudillo ni partido político. En la FORA nadie decide por el implicado/a, es el trabajador/a quien discute en asamblea, resuelve y actúa. En la FORA se pelea, en lo inmediato, por mejores condiciones laborales y por salarios más altos, pero también contra la burocracia sindical y por la destrucción del sistema capitalista.

 

¡Por un salario mínimo, vital y móvil de $26.600 y el pase a planta permanente de todos los trabajadores estatales precarizados!

 

Trabajadores estatales en la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital adherida a la Federación Obrera Regional Argentina

 


Organización Obrera 68

2 de mayo de 2017

En nuestros locales y en puestos de propaganda y de agitación puede adquirir Organización Obrera de mayo/junio 2017.

También dejamos el link de descarga virtual:

https://mega.nz/#!VIASWSza!aE5hq0WxL-uq31tOfSqa7Pg8cxMWgum5Ow7kNHPky_w

mayo junio 2017


Organización Obrera 67

2 de mayo de 2017

El periódico Organización Obrera de marzo/abril 2017 no salió impreso, sólo está disponible en versión digital.

Dejamos aquí el link para descargarlo:

https://mega.nz/#!AEA0mBhC!45f8QBt75DQE5IZ5mtg37SfTWMga8n5u8Eouhbm0quw

17854962_632834713593920_4827205865387604420_o


1 de mayo de 2017: comunicado de la Federación Obrera Regional Argentina

2 de mayo de 2017

Reproducimos el comunicado redactado por el Consejo Federal de la FORA y leído ayer (1/5/2017) en el acto público de la ciudad de Buenos Aires

Comunicado de la Federación Obrera Regional Argentina

1886 – 1° DE MAYO – 2017

2017. 131 años de la huelga por las 8 hs de trabajo en Chicago. Aquél movimiento iniciado en 1886 para reducir la jornada de trabajo sigue, con sus altibajos, presente hasta hoy día. Los hechos que sucedieron después, con la detención y asesinato de los 5 anarquistas, hicieron que se proclame al 1° de mayo como el día internacional de los trabajadores, día en que se protesta contra las injusticias del sistema capitalista y de su consecuente división en clases: explotadores y explotados.

Desde ese año, las organizaciones obreras fueron avanzando más y más en los derechos y reivindicaciones de los trabajadores y las trabajadoras. Los patrones y el estado, fueron cediendo y adecuando sus herramientas y armas con el objetivo de mantener sus ganancias y aumentarlas. De la represión más absoluta fueron variando hasta incluir a las organizaciones obreras en una mayor participación política y económica para desviar al movimiento de su primer objetivo: la derrota del sistema capitalista y su reemplazo por un sistema social justo en el que no haya explotación del hombre por el hombre.

Ya bien entrado el siglo XXI, la existencia de este sistema social y económico injusto que sigue manteniendo los privilegios de los ricos y de quienes los defienden con la ley y con la fuerza, nos siguen dando motivos para alzar nuestra voz de protesta. El año pasado hubo cerca de 200 mil despidos, entre trabajadores registrados y “en negro”, aumentando progresivamente la cifra del trabajo informal a un 33%. Se calcula que al día de hoy se produjeron 450 mil despidos desde que comenzó el gobierno de Cambiemos con Mauricio Macri a la cabeza. La inflación prevista para este año está cercana al 30 % y los salarios no paran de perder ante ese aumento del costo de vida. Los capitalistas nos siguen poniendo los costos en nuestros hombros aumentando los servicios esenciales como el transporte, la luz, el agua y el gas. Las patronales avanzan en condiciones más precarias de labor aprovechando el aumento de la desocupación como medio de presión para que aceptemos peores condiciones de trabajo y menor salario.

Ante esto, las burocracias sindicales van negociando a pérdida frente a las empresas y al no poder controlar del todo a las bases obreras que reclaman un plan de lucha contra esta situación, las patronales y el Estado se adelantan para poder reprimir y cortar con las protestas y los reclamos tanto en la calle como en los papeles. El dictamen de la corte suprema sobre el derecho a huelga, les dio el aval a las empresas y a la burocracia sindical para castigar las huelgas salvajes de los trabajadores; la puesta en práctica por primera vez del protocolo anti-piquete en la panamericana el 6 de abril durante la jornada de paro nacional convocada por la CGT, el inicio de causas judiciales a quienes se manifiestan y luchan por sus derechos, los acuerdos a la baja en convenios colectivos como el petrolero y el automotriz, muestran las intenciones y la clara alianza que existe entre el Estado, las patronales y los sindicatos burocráticos.

Se impone la necesidad de avanzar en la organización de los trabajadores para superar las barreras impuestas por la burocracia sindical y el Estado, quienes cortan la iniciativa obrera en busca de acotar el movimiento y acciones de protesta a un marco controlado y regulado que impida una verdadera defensa de nuestros derechos conquistados y recuperados con esfuerzo, ante el recorte brutal que ejecutan los capitalistas nacionales y multinacionales bajo la excusa de una crisis que sólo pudieron producir ellos.

Por todo esto, es que el 1° de mayo, tanto en Argentina como en el resto del mundo, permanece vigente y sigue siendo el día de protesta de los trabajadores. Día en que alzamos la voz contra la avanzada patronal y el recorte de derechos, contra la carestía de vida, la represión a nuestros reclamos y protestas y contra el ataque hacia nuestras herramientas de lucha, con la huelga a la cabeza.

Este 1° de mayo mantenemos el fuego encendido por los mártires de Chicago y decimos:

Contra la represión a los trabajadores que se organizan y luchan
Contra la precarización laboral y el ataque a nuestros derechos
Contra la burocracia sindical y el estado, que boicotean los reclamos obreros

¡VIVA LA HUELGA Y LA ACCIÓN DIRECTA!
¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES!
¡POR LA LIBERTAD DE ASOCIACIÓN GREMIAL!
¡VIVA EL 1° DE MAYO!

Consejo Federal de la F.O.R.A.


1 de mayo de 2017: acto público en la ciudad de Buenos Aires

26 de abril de 2017

1 de mayo, Día de Protesta Universal

Acto en Plaza Once, ciudad de Buenos Aires

Desde las 16 hs

¡Por la libre asociación de los trabajadores!C94gtyAW0AALDKH


Próximas actividades públicas de la FORA Capital

13 de abril de 2017

Actividades en nuestro local de Coronel Salvadores 1200, ciudad de Buenos Aires

– Sábado 15 de abril a las 18 hs: “Mujer, sindicalismo y sociedad” (charla sobre sindicalismo y género)

– Sábado 22 de abril a las 17 hs: “Experiencias de ayer, para la organización de hoy” (Horacio Ricardo Silva presentará su libro “Trienio en rojo y negro” que fue escrito junto con Roberto Perdía. Con la participación del payador Wilson Saliwoncyk)

– Sábado 29 de abril a las 17 hs: “Precarización laboral y luchas gremiales en la actualidad” (charla en torno de la estabilidad y defensa de los puestos de trabajo)

C81bYW4WAAAItkC


Jalones de derrotas: balance de la ocupación obrera de AGR-Clarín

13 de abril de 2017

Cuando se cumplían 82 días de ocupación de la planta gráfica AGR-Clarín, los obreros fueron desalojados.

Decíamos el 1 de febrero que la Comisión Interna (C. I.) de AGR “no traiciona sino defiende los intereses de los trabajadores que representa”, y agregábamos: “La Sociedad de Resistencia de Oficios Varios de Capital adherida a la Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A.) saluda a la Comisión Interna de AGR y a todos sus trabajadores y reivindica el método proletario sobre el que asienta su funcionamiento: la asamblea como ámbito de decisión y la acción directa para imponer las decisiones emanadas de la asamblea deliberativa y resolutiva, es decir, soberana”.

Desde el 16 de enero y hasta el 7 de abril, los trabajadores libertarios agrupados en la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital apoyamos los reclamos y cada una de las medidas adoptadas por los obreros de AGR. No sólo eso: también aportamos al fondo de lucha, dimos amplia difusión al conflicto y participamos de todas las acciones (piquetes, movilizaciones, etc.).

Reivindicamos la conciencia de clase de los trabajadores de AGR: la fiereza antipatronal fue demostrada durante todo el tiempo que duró la ocupación de fábrica. Sabemos lo difícil que es consensuar posiciones sin que se rompa esa formidable herramienta de lucha (y al mismo tiempo escuela de formación de conciencia de clase) que es la Asamblea. Por eso valoramos positivamente todas las iniciativas resueltas en Asamblea y que concretaron los obreros de AGR. De las acciones llevadas a cabo queremos reivindicar algunas en particular: la táctica del boicot, el haber puesto en funcionamiento la producción al publicar la revista “Viva las luchas obreras” y, sobre todo, la madre que parió todas las iniciativas y acciones proletarias: la ocupación de fábrica.

 

Vigencia de los primigenios métodos del proletariado

El boicot permite generar un daño directo a la patronal (que mermen sus ventas y en consecuencia sus ganancias) y al mismo tiempo compromete la participación de vastos sectores de la sociedad que, al “boicotear” determinados productos o servicios, se solidarizan con la lucha de los trabajadores que lanzan la medida. El boicot a los productos editoriales del Grupo Clarín por medio de la campaña “No Compre”, de acuerdo a los trabajadores de AGR, produjo una merma de ganancias de alrededor del 30% del diario Clarín de los domingos, cuya edición incluye la revista Viva que se imprimía en los talleres AGR.

La decisión de imprimir “Viva las luchas obreras” puso en práctica lo que los comunistas anárquicos afirmamos en nuestra propaganda ideológica: son los obreros quienes conocen su labor, quienes pueden materializar ideas y ponerlas en circulación, sin la mediación de la patronal que vive a expensas de nuestro esfuerzo físico e intelectual. Todos los medios de producción que intervienen en el proceso de producción de determinado producto (en este caso una revista porque es una planta gráfica) fueron puestos en funcionamiento no para generar ganancias al capitalista sino para beneficio de los productores, es decir, los trabajadores de AGR.

Por último, ocupar una fábrica es romper con toda la legalidad sobre la que se asienta la “legitimidad” burguesa. Toda ocupación de fábrica desafía los límites simbólicos y materiales del capitalismo: el derecho de propiedad es abolido de hecho. Descontando la huelga general revolucionaria, la ocupación de fábrica es la medida de lucha más radical del proletariado contra el Capital y el Estado: derecho de propiedad y relaciones de producción son cuestionados al mismo tiempo.

 

El principio del fin

En el comunicado público del 1 de febrero alertábamos “que la lucha de los trabajadores de AGR-Clarín podría quedar aislada si no es acompañada solidariamente por el conjunto de la clase obrera. Si el sindicato Federación Gráfica Bonaerense no estuviese dirigido por agentes de la conciliación de clases, ya debería haber lanzado una huelga general por tiempo indeterminado hasta lograr la reincorporación de todos los trabajadores despedidos por el Grupo Clarín. Esa medida posibilitaría también que los sindicatos de periodistas efectivizaran otra huelga general por tiempo indeterminado en solidaridad hasta lograr la reincorporación de los gráficos despedidos, además de sumar sus propias reivindicaciones (en el diario Clarín las condiciones de trabajo ya están flexibilizadas y recientemente decenas de trabajadores aceptaron el chantaje del ‘retiro voluntario’, por ejemplo). Y hay motivos de sobra para que el conjunto de los trabajadores se lance a la huelga indefinida, entre ellos que los despidos, la flexibilización laboral y la elevada inflación ahondan nuestra carestía de vida”.

El 25 de febrero volvimos a remarcar el rol burgués que ejercía no sólo el sindicato Federación Gráfica Bonaerense (FGB) sino el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA): “[FGB] sólo convocaron a un paro de 24 hs y movilizaron su aparato en dos ocasiones, la última el 22/2 donde al margen de la convocatoria de los obreros de AGR hicieron un acto propio. (…)  También es lamentable el papel del nuevo sindicato ‘combativo’ de los periodistas de la ciudad de Buenos Aires, el SIPREBA, que no sólo no llamó a una huelga por tiempo indefinido en solidaridad y para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de prensa sino que ni siquiera motorizó la huelga en la redacción del diario Clarín”. Además, volvíamos a advertir que la lucha de los obreros de AGR estaba siendo “aislada adrede” gracias a la acción del frente antiproletario conformado por el Capital (no sólo la patronal gráfica sino la de todos los medios de comunicación que garantizaron el llamado “cerco mediático”), el Estado (sobre todo por medio de los ministerios de Trabajo y de Seguridad) y los Sindicatos (no sólo la FGB). Y nuevamente hacíamos un llamado “a la Comisión Interna de AGR-Clarín y a todas las asociaciones gremiales (comisiones internas, cuerpos de delegados, corrientes sindicales) a organizar con urgencia un encuentro nacional de trabajadores combativos en la perspectiva de dotarnos de un plan de lucha decidido democráticamente por el conjunto de la clase obrera para derrotar a los capitalistas, a su Estado y a la burocracia sindical”.

Desgraciadamente, los trabajadores de AGR no apostaron a desnudar completamente el rol patronal ejercido por la burocracia sindical de la FGB. Los obreros de AGR no exigieron la solidaridad activa -esto es, “huelga por tiempo indefinido”- a los trabajadores de otros talleres gráficos del Grupo Clarín, del diario Clarín, y de las señales televisivas y radiales del multimedio de Magnetto y de Herrera de Noble. En cambio, la C. I. de AGR le suplicó una y otra vez a la FGB que motorice alguna medida de lucha y hasta llegó a ensalzar la decisión de la burocracia de dicho sindicato de convocar “después de décadas” a un miserable paro de 24 hs… En ningún momento criticaron a fondo el rol de la burocracia sindical de la FGB y no llamaron a fortalecer un polo antiburocrático por medio de un encuentro de trabajadores combativos como proponíamos desde la SROV Capital.

Al mismo tiempo, a medida que avanzaban los días y también la difusión del conflicto entre los trabajadores y la sociedad en su conjunto, la C. I., en vez de endurecer los planteos contra el frente único burgués conformado por el Capital, el Estado y la Burocracia Sindical y aumentar la efectividad de las acciones, éstas fueron cada vez más ineficaces y aquéllos cada vez más difusos y con menos espesor. Así, en vez de reiterar el bloqueo de la planta gráfica de la calle Zepita (que al Grupo Clarín le provocó un daño económico importante al no llegar los diarios a muchos puestos de venta de todo el país) y volver a cortar la Autopista 25 de Mayo (para seguir mostrando a la sociedad la existencia del conflicto y también generar molestias al conjunto de la burguesía), se sucedieron una serie de acciones de bajo impacto, como los conciertos (de música clásica, de tango, etc.) en la puerta de la gráfica ocupada.

La combinación de ambivalencia ante la burocracia de la FGB (exigirle tibias medidas con escasas críticas) y de auto-repliegue de las acciones (en Pompeya, no en autopistas y avenidas centrales) resultó decisiva para que el aislamiento dejase paso a la derrota. Es verdad que salieron “con la frente en alto” (textual de Pablo Viñas de la C. I.)… pero al fin derrotados.

 

Lo que vendrá

Una vez desalojados, los obreros de AGR anunciaron que acamparán en la puerta de la gráfica para reclamar por la reincorporación de los trabajadores despedidos. Hoy marcharon al Ministerio de Trabajo y las próximas acciones decididas por los trabajadores serán una nueva movilización por las calles de la ciudad de Buenos Aires y un “boicot a la Feria del Libro”. Además, “mandataron” a la FGB un paro activo nacional.

Desde la SROV Capital seguiremos acompañando las acciones decididas por el conjunto de los trabajadores de AGR. En este escenario de derrotas (como la que sufrieron los obreros de AGR), es fundamental seguir solidarizándonos entre explotados.

La clase obrera debe comprender que nuestro enemigo no sólo es la Patronal y el Estado: también es la Burocracia Sindical. La huelga y otras medidas de acción directas son nuestras armas para enfrentar a la Patronal y el Estado, de ahí la imperiosa necesidad de mantener la unidad de clase proletaria. ¿Y cómo enfrentamos a la Burocracia Sindical? Sin dudas, la lucha autónoma del proletariado suele quebrar la dictadura sindical, sobre todo en etapas de ascenso de la lucha de clases. Pero en situaciones adversas como la que estamos atravesando, donde la Patronal y el Estado imponen sus duras condiciones en complicidad con los sindicatos (acuerdo de flexibilización laboral de Vaca Muerta para los petroleros, limitación del alcance de la ley que regula a las ART que perjudica al conjunto de los trabajadores, esquema de suspensiones rotativas en la industria automotriz, sobrecarga de tareas por el mismo salario que está a la baja -gracias a la inflación- en el comercio, etc.) y donde el temor al desempleo paraliza la acción crítica de la clase obrera, el ardor del proletariado suele menguar. Por eso los trabajadores con conciencia de clase debemos aunar fuerzas: creemos que la convocatoria a un encuentro nacional de trabajadores combativos es perentoria. Al mismo tiempo debemos propagandizar la necesidad de derogar la ley de asociaciones sindicales, primer mojón hacia la conquista de la libertad de asociación gremial como existía en la región argentina antes de 1945.

 

¡Clase contra Clase!

¡Encuentro nacional de trabajadores combativos!

¡Derogación de la ley de asociaciones sindicales!

Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital

12/4/2017