Comunicado sobre la titularidad del derecho a huelga

LA CORTE SUPREMA CONSIDERA QUE  LOS TRABAJADORES  NO TENEMOS DERECHO A HUELGA

La Corte Suprema dictó sentencia en la causa “Orellano” en donde se debatía sobre quién es el titular del derecho de huelga y resolvió que solo los sindicatos legalmente constituidos son los titulares de ese derecho y no los trabajadores. Es decir que según para la Corte si los trabajadores queremos hacer huelga debemos contar con el aval del sindicato con personería gremial o de un sindicato simplemente inscripto si es que éste último existe en la actividad. Se trata de una decisión que pretende reforzar la autoridad de la burocracia sindical sobre una cuestión que por su propia naturaleza tiende a escapar del control de supuestos dirigentes y/o representantes sindicales, como lo son justamente las medidas de acción directa en donde somos los propios trabajadores quienes intervenimos directamente en el conflicto, encarando la lucha y dejando de esperar que sean los dirigentes sindicales los que aparenten luchar por nosotros.

El ejercicio de la huelga estaría de esta forma supeditado a que sea decretada por un sindicato legalmente inscripto y reconocido por el Estado. Se busca de esta forma limitar el ejercicio del derecho de huelga, reforzando por un lado la autoridad de la burocracia sindical, y por el otro, ampliar el control del Estado sobre la libre actuación de los trabajadores. El Estado es el que registra y controla a los sindicatos, y éstos luego controlan a los trabajadores y deciden cuándo podemos hacer huelgas. La cuestión se agrava todavía más para los trabajadores precarizados que en la mayoría de los casos carecemos de un sindicato que nos quiera representar.

La sentencia de la Corte es una nueva ofensa a los trabajadores. Pero no hay que olvidar que contra los laburantes se han decretado estados de sitio, se ha reprimido y asesinado, se han dictado leyes de residencia y de defensa social, se han intervenido sindicatos, se han levantado dictaduras, se han torturado y desaparecido activistas gremiales, etc. Y sin embargo, las huelgas continuaron… Los trabajadores siempre seguiremos haciendo huelgas mientras se sigan frustrando nuestros derechos. Es por ello que ésta sentencia es poca cosa para poder frenar los reclamos de los trabajadores cuando estamos realmente decididos a luchar por nuestros derechos. Los trabajadores sabemos que no existe ningún límite legal contra la unión real y efectiva de los laburantes, y cuando la solidaridad entre nosotros, verdadero cemento de la organización obrera, se opone a la sumisión y a la lealtad a supuestos dirigentes gremiales. No existen huelgas legales o ilegales sino huelgas que se ganan y huelgas que se pierden.

Si la Corte se ha visto en el absurdo de tener que dictar una sentencia que diga que los trabajadores no podemos luchar por nuestros derechos, es porque el grado de conflictividad laboral es elevado y la autoridad de la burocracia sindical se encuentra seriamente cuestionada. Las agencias del Estado temen que la burocracia no pueda contener los reclamos que los trabajadores realizamos frente al ajuste, los despidos y el deterioro de los salarios… De ahí la necesidad de sacar una sentencia ridícula que diga que los sindicatos legalmente reconocidos son los dueños de las huelgas que hacemos los trabajadores. El patrón se queda con el trabajo del obrero y la burocracia sindical ahora se quiere quedar con su lucha.

Nosotros, los trabajadores, somos los que demostramos día a día quiénes son los que hacemos realmente las huelgas y quiénes las dirijimos hacia los objetivos que nosotros mismos nos hemos trazado.

Ninguna sentencia puede prohibir a una persona luchar por sus derechos cuando los mismos se ven vulnerados.

Ninguna sentencia puede prohibir la libre organización de los trabajadores en sus lugares de trabajo.

Ninguna sentencia puede prohibir a un trabajador ser solidario con sus hermanos de clase.

Ninguna sentencia puede poner freno cuando los trabajadores estamos decididos a conquistar nuestros derechos.

Por todo esto es que desde la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital, enemiga de la intervención estatal en el movimiento obrero, proponemos volver a las raíces del sindicalismo, es decir, a la libre y voluntaria asociación de los trabajadores y la solidaridad entre explotados.

¡¡Asambleas para decidir!!
¡¡Acción directa para ganar!!

- Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital -

adherida a:

- Federación Obrera Regional Argentina – F.O.R.A. -

- Asociación Internacional de los Trabajadores – A.I.T. -