Archivo de 2017

post A 41 años del último golpe de Estado: comunicado de la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital

Jueves, 23 de marzo de 2017

A 41 años del último golpe cívico-militar

¡LA REPRESIÓN CONTINÚA, LA RESISTENCIA TAMBIÉN!

 

Hace un tiempo que los medios masivos de comunicación están instalando en la opinión pública un discurso muy poderoso tendiente a culpabilizar a los trabajadores, jubilados, niños, mujeres, inmigrantes y cualquier sector que se organiza, resiste y protesta de ser los causantes de los problemas del país, justificando así la criminalización social para legitimar la represión policial.
Denigrar a los docentes y que la policía persiga a quienes adhieren al paro, amenazar a sindicatos combativos con quitarle las personerías gremiales, las represiones en las distintas manifestaciones, los grupos de tareas de policía civil y el proyecto de bajar la edad de imputabilidad no son algunos ejemplos aislados sino parte de un mismo plan de ajuste para avanzar en materia económica y social.
Sin mucho esfuerzo encontramos paralelismos entre estas estrategias actuales y las que utilizó la última dictadura militar para justificar la represión atroz que sufrió el pueblo trabajador hace 41 años. Y como tenemos buena memoria, no sólo comparamos las diversas estrategias de control, represión y ajuste económico de este gobierno con la última dictadura, sino también las que utilizaron los gobiernos y dictaduras anteriores (caso reciente el de los cargos de Milani y Berni en el Kirchnerato). Estas comparaciones no tienen como objetivo minimizar el genocidio que comenzó hace 41 años, sino ampliar el horizonte, y verlo como un proceso necesario para los gobernantes
con el fin de instaurar un modelo económico que de otra manera iban a tardar mucho más en imponerlo.
Nuestro repudio actual a la última junta militar no tiene la intención, solamente, de demonizar individualmente a sus ejecutores, sino de colocarlos de forma justa dentro del engranaje que necesitaba el Estado en ese momento para seguir reproduciendo el sistema. El mismo Videla dijo en su defensa que actuó para defender la razón de Estado, estando todo el “Proceso de Reorganización Nacional” archivado y documentado. Y esto es completamente lógico si entendemos al Estado como una institución garante y reproductora del sistema de explotación y opresión, dentro de la cual conviven guerras internas entre la burguesía para resolver cómo explotarnos, lo que da lugar a distintas formas de gobierno, construyendo distintas herramientas de control según la época. Y entendiendo esto no nos dejamos engañar con la polaridad antimacrista ni olvidamos las miserias que generó el gobierno anterior, sabiendo que para expandir la economía capitalista hoy necesitan un gobierno liberal y francamente represivo, y que para consolidar eso en la actualidad necesitan de un Estado que restituya la fe en la democracia luego de 2001, que desarme a las organizaciones sociales y que contenga y dilate el descontento popular.
Recordamos esta fecha no sólo para seguir desenmascarando el carácter terrorista per se del Estado en todas sus formas de gobierno, sino también para comprender cuáles eran los motivos por los cuales el Estado llegó a ese nivel represivo. ¿Qué tenía que frenar? ¿Generaron tremenda maquinaria represiva para acabar con una guerrilla que ya de por sí estaba en decadencia? ¿Utilizaron la teoría de los dos demonios, donde el Estado debía responder de forma violenta a la violencia que surgía del pueblo, sólo como una excusa para justificarse? ¿O realmente están convencidos, como nosotros, de que el Estado no admite que se le cuestione el monopolio de la violencia? Incluso si hilamos más profundo, viendo a quienes apuntaba la represión, llegamos a la conclusión de que su objetivo real era evitar que la organización obrera siga creciendo y se siga afianzando en los lugares de trabajo.
A partir de que las estructuras sindicales institucionalizadas -creadas con el objetivo de contener y canalizar el descontento social- son superadas por los órganos de expresión y decisión propios de los trabajadores, el miedo de los detentores del Poder de que les volquemos la balanza hacia nuestro lado iba en aumento. Lo que más temían era que los trabajadores vuelvan a construir una organización revolucionaria que no se arrodille, que no puedan comprarla y que
tenga como norte la emancipación social. Tenían miedo de que los trabajadores en el proceso de organización y radicalización vuelvan a comprender que el Estado no puede solucionar los problemas generados por el capitalismo y por el Estado mismo, y que la única solución es abolir el sistema de explotación y dominación. Hoy en día ese miedo no cambió. Tienen miedo de que los trabajadores decidamos en asambleas, tienen miedo de que salgamos a la calle y nos encontremos con nuestros hermanos y hermanas, tienen miedo de que no tengamos dirigentes para transar con ellos, le tienen miedo a la clase trabajadora organizada contra el Estado y el Capitalismo. Ese miedo se manifestó en forma de dictadura hace 41 años, y hoy las estrategias de control y la necesidad del mercado hacen que no sea conveniente esa forma de gobierno.
Hoy nos prefieren frente al televisor y la computadora dirigiendo nuestro odio a personajes efímeros. Hoy nos prefieren con el miedo al gatillo fácil, o a perder el trabajo, o directamente a no conseguir un trabajo, o buscando de la basura para comer, o drogados con cualquier cosa -que es también una forma de hacernos desaparecer-. Hoy nos prefieren votando y en silencio.
Cualquiera sea la forma de gobierno, el Estado va a buscar que los trabajadores sigamos enriqueciendo a unos pocos, y ya demostró sobradas veces que va a hacer lo que considere necesario para garantizarlo.
Los trabajadores y trabajadoras de la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital, adherida a la F.O.R.A. queremos liquidar esta maquinaria explotadora que no se va a detener por decisión propia y que sólo nos mantiene en la miseria. Por esto es que queremos hacer crecer el espíritu de rebelión en los lugares de trabajo y en los barrios, que construimos organizaciones horizontales, asamblearias y federalistas en los lugares donde estamos y que impulsamos la acción directa para torcerle el brazo a las patronales y a los gobiernos.

Ayer y hoy, todo Estado es terrorista
Ayer y hoy, luchamos por la emancipación

 

Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital

22/3/2017


post La C.G.T. contra la clase obrera (una vez más)

Martes, 7 de marzo de 2017

Transcribimos la declaración de la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital adherida a la F.O.R.A que difundimos hoy (7/3/2017) entre los trabajadores que asistieron a la movilización convocada por la C.G.T.

Ante las jornadas del 7 y 8 de marzo

 

¡No a la conciliación de clases!

¡Vivan las huelgas de trabajadores y trabajadoras!

¡Viva la acción directa!

 

La CGT anunció una movilización de los sindicatos de industria al Ministerio de Producción de la Nación para el 7 de marzo. Muchos trabajadores debaten si adherir o no a esta “medida de fuerza”. Es que si bien la mayoría de los obreros detesta a la burocracia de la CGT (ya sea por medio de la indiferencia o del verbalizado desprecio), aun así muchos consideran que manifestarse en las calles ayudará a golpear al gobierno plutocrático de Cambiemos o, al menos, expresar el descontento ante los despidos y la creciente aceleración de la carestía de vida. ¿Conviene movilizarse el 7 de marzo junto a la CGT?

 

La CGT contra la clase obrera

 

La burocracia sindical peronista que anida en la CGT llama a movilizarse para que el gobierno del empresario Mauricio Macri no incumpla las dos actas firmadas “en la mesa de diálogo, la del bono de $2000 y el compromiso de no despedir ni suspender trabajadores” (La Nación, 3/2/2017). A la movilización adhieren las otras dos centrales burocráticas: la CTA “Autónoma” (regenteada por Pablo Michelli) y “de los trabajadores” (acaudillada por Hugo Yasky). Además, la movilización es apoyada por la patronal: primero adhirió la Confederación General Empresaria de la República Argentina (“expresión de un numeroso grupo de cámaras pymes de todo el país”, según se definen en su página web) y más tarde el Partido Justicialista. Al cierre de este comunicado, también había adherido la multimillonaria expresidente Cristina Fernández de Kirchner.

¡La CGT chilla para que se cumpla “el compromiso de no despedir ni suspender trabajadores” cuando son los mismos empresarios que adhieren a la convocatoria los que despiden a mansalva! En consecuencia, la de la CGT no será una movilización de clase sino policlasista, donde la burocracia sindical pretende que la clase obrera se inmole una vez más en beneficio de una burguesía “nacional” (pequeñas y medianas empresas) supuestamente perjudicada por las políticas económicas del gobierno de Macri.

¿Es inhabitual este comportamiento de la burocracia sindical? No: desde su fundación en 1930 la CGT es una organización de esquiroles al servicio del Capital y el Estado que aceleró su comportamiento patronal cuando fue completamente estatalizada durante el gobierno de Juan Domingo Perón. Los trabajadores libertarios con conciencia revolucionaria de clase agrupados en la FORA sabemos desde hace más de 80 años que el enemigo en las fábricas y oficinas no sólo es la patronal sino la mismísima CGT. ¿Pruebas recientes? Veamos el rol patronal cumplido por algunos sindicatos industriales durante el gobierno de Cambiemos.

Antonio Caló (capo de la UOM), defendió el “entendimiento con la empresa” para que los 183 despedidos de Banghó “pasen a ser por 60 días suspendidos y cobren el 70 por ciento de sus salarios” porque “no vamos a tolerar más la apertura de las importaciones” (Mundo Gremial, 15/2/2017). No hace falta agregar aceite a ningún bulón para comprender que este burócrata sindical es vocero de la burguesía: no sólo defiende la rebaja salarial y la antesala de los despidos (¿qué es si no la “suspensión”?), también defiende la producción nacional, es decir, salvaguarda los intereses de los empresarios de pymes. Por otra parte, la burocracia del SMATA permitió el despido de 90 trabajadores de Mercedes Benz en diciembre y avaló el esquema de suspensiones rotativas para todo el personal de producción que desde abril del año pasado rige en Volkswagen. Todo esto se da en un contexto de ofensiva patronal y estatal contra el conjunto del proletariado: recordemos que la burocracia sindical acordó con el gobierno de Cambiemos limitar el alcance de la ley que regula a las ART para “terminar con la industria del juicio en relación con los accidentes de trabajo” y estaría de acuerdo en rebajar las contribuciones patronales para crear “nuevos empleos”. Además, el gobierno nacional blanqueó que está “trabajando en un paquete con la CGT” para implementar una “reforma laboral” (La Nación, 11/2/2017). Un paso importante hacia la reforma laboral lo dio el millonario Guillermo Pereyra (titular del sindicato petrolero de Neuquén, La Pampa y Río Negro), quien recientemente acordó flexibilizar las condiciones laborales de los trabajadores de Vaca Muerta. De esta manera, la burocracia sindical garantiza a la patronal y al Estado el disciplinamiento de la clase obrera por medio de la superexplotación laboral (“productividad” y “flexibilización de los convenios colectivos”).

Queda así demostrada la cínica impostura de la burocracia sindical, que llama a movilizarse “contra el gobierno de Macri” mientras la CGT y los gremios que la integran avalan decididamente la ofensiva antiobrera en curso. Patronal, Estado y Sindicatos de las CGT-CTAs conforman en la práctica un frente único burgués. Por todo lo dicho, invitamos a los trabajadores y trabajadoras que se movilizarán el 7 de marzo a revisar las posturas que exhiben los burócratas y los sindicatos entreguistas que dirigen y a asumir la iniciativa para reclamar y luchar sin esperar órdenes de la cúpula sindical. Esta marcha no será el primer paso de un plan de lucha, todo lo contrario: es una barrera que pretende contener la combatividad de sectores de la clase obrera; con algunos discursos “fuertes” una vez cada tanto, estos millonarios burócratas pretenden engañar al proletariado. Al mismo tiempo, debemos recuperar los métodos proletarios de la asamblea soberana como ámbito de debate y resolución en cada lugar de trabajo y de la acción directa para ganar las luchas.

 

Paro internacional de mujeres

 

El 8 de marzo la clase obrera conmemorará el día internacional de la mujer trabajadora. En consecuencia, para ese día de 2017 varias organizaciones de mujeres -a partir del llamamiento del colectivo Ni una menos- convocan a un “paro internacional de mujeres”. Esta iniciativa tiene un antecedente inmediatamente anterior: la jornada de lucha del 19 de octubre de 2016, cuando las mujeres se movilizaron masivamente detrás de las consignas “Nosotras paramos. Ni una menos. Vivas nos queremos”. En ese “paro de mujeres” se produjeron breves interrupciones de tareas en varios lugares de trabajo, pero la burguesía y su Estado no sufrieron daños económicos ni de ningún tipo. La iniciativa de entonces tuvo un sesgo de clase proletaria tan endeble que funcionarias del gobierno de Cambiemos no sólo se vistieron de estricto negro y se rodearon de empleadas estatales para la foto sino que asumieron un discurso ad hoc: “La violencia la frenamos entre todos. Hoy nos ponemos de pie. Por ellas. Por tod@s.”, escribió Carolina Stanley (ministra de Desarrollo Social de la Nación) en su cuenta de Twitter. Mujeres referentes de diferentes partidos políticos burgueses también se acoplaron el año pasado a la declamación demagógica, como Victoria Donda y Margarita Stolbizer. Nuevamente, este año adherirán funcionarias de la burguesía, como Pamela Calletti, ministra de Justicia y Derechos Humanos de Salta, provincia en la que desde la época de la hacienda colonial los terratenientes ejercitan el medieval derecho de pernada sobre los cuerpos femeninos.

Sabemos que la CGT y las CTAs nuevamente carnearán la huelga. Ya referimos que la CGT se movilizará el 7 de marzo. Ahora diremos que gremios estatales y de profesionales de la salud harán un paro nacional los días 6 y 7 de marzo. El objetivo de todos los sindicatos -sin excepción- es debilitar la lucha de las mujeres trabajadoras, de otra manera no se entiende cómo no llaman a movilizar -la CGT- y a parar -los gremios estatales y de la salud- el 8 de marzo. Lo expuesto reafirma nuestra caracterización de que los sindicatos estatalizados -dirigidos por hombres o por mujeres, da exactamente lo mismo- son estructuralmente irreformables, correa de transmisión de las ideas y prácticas burguesas en el movimiento obrero, funcionales a las políticas económicas de los gobiernos de turno.

Las trabajadoras y los trabajadores de la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital invitamos a las obreras y obreros a fortalecer el carácter de clase del 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora. En nuestros lugares de trabajo impulsaremos asambleas para debatir y acompañaremos las iniciativas que de ellas surjan. También apoyamos a las mujeres que plantean luchar contra la opresión patriarcal desde una perspectiva de clase, anticapitalista. Al mismo tiempo, seguiremos batallando diariamente para destruir la relación social patriarcalista y capitalista en la que estamos insertos e instaurar una sociedad comunista anárquica donde varones y mujeres seremos personas libres e iguales.

 

Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital

1/3/2017

 


post Movilizaciones del 7 y 8 de marzo: comunicado de la SROV Capital

Jueves, 2 de marzo de 2017

Ante las jornadas del 7 y 8 de marzo

 

¡No a la conciliación de clases!

¡Vivan las huelgas de trabajadores y trabajadoras!

¡Viva la acción directa!

 

El 2 de febrero de este año, la CGT anunció una movilización de los sindicatos de industria al Ministerio de Producción de la Nación para el 7 de marzo. Desde entonces, en oficinas y fábricas donde compartimos la labor diaria, muchos trabajadores debaten si adherir o no a esta “medida de fuerza”. Es que si bien la mayoría de los obreros detesta a la burocracia de la CGT (ya sea por medio de la indiferencia o del verbalizado desprecio), aun así muchos consideran que manifestarse en las calles ayudará a golpear al gobierno plutocrático de Cambiemos o, al menos, expresar el descontento ante los despidos y la creciente aceleración de la carestía de vida.

La CGT contra la clase obrera

Pese a que no sólo durante todo el año pasado sino durante el mes de enero de 2017 los despidos de trabajadores fueron (y son) una triste y diaria noticia, la burocracia sindical peronista lanzó esta convocatoria con más de un mes de anticipación para que el gobierno del empresario Mauricio Macri no incumpla las dos actas firmadas “en la mesa de diálogo, la del bono de $2000 y el compromiso de no despedir ni suspender trabajadores” (La Nación, 3/2/2017). Por eso, además de anunciar el retiro de la mesa del “Diálogo y la Producción” en la que se sentaba junto con la Patronal y el Estado, convocaría a una “huelga general” a efectivizarse en algún momento de la segunda quincena de marzo. Enseguida, la medida suscitó la adhesión de las otras dos centrales burocráticas: la CTA “Autónoma” (regenteada por Pablo Michelli) y la “de los trabajadores” (acaudillada por Hugo Yasky). Y con el correr de los días llegó el apoyo de la patronal: el 14/2 fue el turno de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (“expresión de un numeroso grupo de cámaras pymes de todo el país”, según se definen en su página web) y el 20/2 del Partido Justicialista. Al cierre de este comunicado, también había adherido la multimillonaria expresidente Cristina Fernández de Kirchner: “el 7 de marzo tienen que marchar todos y todas. La gente está muy mal. No llega a fin de mes. Siguen despidiendo obreros y cerrando fábricas” (Télam, 24/2/2017).

En consecuencia, la de la CGT no será una movilización de clase sino policlasista, donde la burocracia sindical pretende que la clase obrera se inmole una vez más en beneficio de la burguesía. Esta estrategia interclasista también es compartida por sus hermanas de casta burocrática: el 2/9/2016 las CTA realizaron una “marcha federal” junto a empresarios (adhirieron y “marcharon” la APYME, la Central de Entidades Empresarias Nacionales, Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino) y agrupaciones políticas burguesas peronistas o filoperonistas como La Cámpora, Nuevo Encuentro, Kolina, Movimiento Evita y MILES (es decir, ni más ni menos que con quienes nos precarizaron laboralmente y nos azotaron con la inflación que carcomió nuestros salarios reales durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández).

¿Son estos comportamientos de la burocracia sindical inhabituales? No: desde su fundación en 1930 la CGT es una organización de esquiroles al servicio del Capital y el Estado que aceleró su comportamiento patronal cuando fue completamente estatalizada durante el gobierno de Juan Domingo Perón. Los trabajadores libertarios con conciencia revolucionaria de clase agrupados en la FORA sabemos desde hace más de 80 años que el enemigo en las fábricas y oficinas no sólo es la patronal sino la mismísima CGT.

Mientras gritan por aquí, dialogan con la burguesía por allá

El 23/2/2017 el diario La Nación informaba que en el marco de la visita de Mauricio Macri al Reino de España, “ejecutivos de Mercedes Benz, VW, Peugeot, Toyota, Fiat, Honda, Afac y sindicalistas de Smata y la UOM, junto con el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, estuvieron en la planta de Mercedes Benz en Vitoria, en el País Vasco, que cuenta con 5000 empleados. Además, los acompañó el economista y ex secretario de Industria, Dante Sica. (…) ‘Es impresionante la madurez de los sindicatos para entender la importancia de este proceso’, comentó Sica a LA NACION, en uno de los pasillos de la embajada argentina en Madrid, mientras más de un centenar de ejecutivos degustaban bocadillos, buen vino tinto y -por el templado invierno- helados. (…) Del lado de los sindicatos, el funcionario [Martín Etchegoyen] destacó la flexibilidad para adaptar el convenio colectivo, ‘porque entendieron que, con más producción, se generaron más empleos y eso requería de una modernización del convenio colectivo de trabajo’”.

¿Quiénes son Dante Sica y Martín Etchegoyen? El primero fue secretario de Industria durante el gobierno peronista de Eduardo Duhalde (2002-2003) y el segundo fue director ejecutivo de la Unión Industrial Argentina (2006-2015). ¿Quiénes son los burócratas sindicales del SMATA y de la UOM que los acompañaban? No sabemos, pero lo mismo da: la presencia de burócratas sindicales en la comitiva presidencial en España es la continuidad internacional de la política sindical de conciliación de clases que promueven en Argentina. Así, Antonio Caló (capo de la UOM), defendió el “entendimiento con la empresa” para que los 183 despedidos de Banghó “pasen a ser por 60 días suspendidos y cobren el 70 por ciento de sus salarios” porque “no vamos a tolerar más la apertura de las importaciones” (Mundo Gremial, 15/2/2017). No hace falta agregar aceite a ningún bulón para comprender que el burócrata sindical es vocero de la burguesía: no sólo defiende la rebaja salarial y la antesala de los despidos (¿qué es si no la “suspensión”?), también defiende la producción nacional, es decir, salvaguarda los intereses de los empresarios de pymes. Por otra parte, la burocracia del SMATA permitió el despido de 90 trabajadores de Mercedes Benz en diciembre y avaló el esquema de suspensiones rotativas para todo el personal de producción que desde abril del año pasado rige en Volkswagen. Todo esto se da en un contexto de ofensiva patronal y estatal contra el conjunto del proletariado: recordemos que la burocracia sindical acordó con el gobierno de Cambiemos limitar el alcance de la ley que regula a las ART para “terminar con la industria del juicio en relación con los accidentes de trabajo” y estaría de acuerdo en rebajar las contribuciones patronales para crear “nuevos empleos”. Además, el gobierno nacional blanqueó que está “trabajando en un paquete con la CGT” para implementar una “reforma laboral” (La Nación, 11/2/2017). Por eso la presencia de burócratas de la UOM y del SMATA en España, además del millonario Guillermo Pereyra (titular del sindicato petrolero de Neuquén, La Pampa y Río Negro que recientemente flexibilizó las condiciones laborales de los trabajadores de Vaca Muerta, quien además de vivir del trabajo ajeno como “sindicalista” parasita en el Congreso de la Nación como “senador nacional” del filoperonista Movimiento Popular Neuquino): estos sindicalistas garantizan a la patronal y al Estado el disciplinamiento de la clase obrera por medio de la superexplotación laboral (“productividad” y “flexibilización de los convenios colectivos”) y por eso Macri y Triaca los recompensó con este transatlántico viaje all inclusive. El mensaje es clarísimo: si los trabajadores no aceptan las nuevas flexibilizadas reglas de juego deberán resignarse a quedar desempleados.

Queda así demostrada la cínica impostura de la burocracia sindical, que llama a movilizarse “contra el gobierno de Macri” mientras la CGT y los gremios que la integran avalan decididamente la ofensiva antiobrera en curso. Patronal, Estado y Sindicatos de las CGT-CTAs conforman en la práctica un frente único burgués. Por todo lo dicho, invitamos a los trabajadores y trabajadoras que se movilizarán el 7 de marzo a revisar las posturas que exhiben los burócratas y los sindicatos entreguistas que dirigen y a asumir la iniciativa para reclamar y luchar sin esperar órdenes de la cúpula sindical. Esta marcha no será el primer paso de un plan de lucha, todo lo contrario: es una barrera que pretende contener la combatividad de sectores de la clase obrera; con algunos discursos “fuertes” una vez cada tanto, estos millonarios burócratas pretenden engañar al proletariado. Al mismo tiempo, debemos recuperar los métodos proletarios de la asamblea soberana como ámbito de debate y resolución en cada lugar de trabajo y de la acción directa para ganar las luchas.

Paro internacional de mujeres

El 8 de marzo la clase obrera conmemorará el día internacional de la mujer trabajadora. En consecuencia, para ese día de 2017 varias organizaciones de mujeres -a partir del llamamiento del colectivo Ni una menos- convocan a un “paro internacional de mujeres”. La convocatoria -que también se hará en otros países- es por demás amplia e imprecisa, a juzgar por los diferentes pliegos de reivindicaciones que se conocen públicamente. El antecedente inmediato es la jornada de lucha del 19 de octubre de 2016, cuando las mujeres se movilizaron masivamente detrás de las consignas “Nosotras paramos. Ni una menos. Vivas nos queremos”. En ese “paro de mujeres” se produjeron breves interrupciones de tareas en varios lugares de trabajo, pero la burguesía y su Estado no sufrieron daños económicos ni de ningún tipo. La iniciativa de entonces tuvo un sesgo de clase proletaria tan endeble que funcionarias del gobierno de Cambiemos no sólo se vistieron de estricto negro y se rodearon de empleadas estatales para la foto sino que asumieron un discurso ad hoc: “La violencia la frenamos entre todos. Hoy nos ponemos de pie. Por ellas. Por tod@s.”, escribió Carolina Stanley (ministra de Desarrollo Social de la Nación) en su cuenta de Twitter. Mujeres referentes de diferentes partidos políticos burgueses también se acoplaron el año pasado a la declamación demagógica, como Victoria Donda y Margarita Stolbizer. Nuevamente, este año adherirán funcionarias de la burguesía, como Pamela Calletti, ministra de Justicia y Derechos Humanos de Salta, provincia en la que desde la época de la hacienda colonial los terratenientes ejercitan el medieval derecho de pernada sobre los cuerpos femeninos.

Sabemos que la CGT y las CTAs nuevamente carnearán la huelga. Ya referimos que la CGT se movilizará el 7 de marzo. Ahora diremos que gremios estatales y de profesionales de la salud harán un paro nacional los días 6 y 7 de marzo. El objetivo de todos los sindicatos -sin excepción- es debilitar la lucha de las mujeres trabajadoras, de otra manera no se entiende cómo no llaman a movilizar -la CGT- y a parar -los gremios estatales y de la salud- el 8 de marzo. Lo expuesto reafirma nuestra caracterización de que los sindicatos estatalizados -dirigidos por hombres o por mujeres, da exactamente lo mismo- son estructuralmente irreformables, correa de transmisión de las ideas y prácticas burguesas en el movimiento obrero, funcionales a las políticas económicas de los gobiernos de turno.

Las trabajadoras y los trabajadores de la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital invitamos a las obreras y obreros a fortalecer el carácter de clase del 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora. En nuestros lugares de trabajo impulsaremos asambleas para debatir y acompañaremos las iniciativas que de ellas surjan. También apoyamos a las mujeres que plantean luchar contra la opresión patriarcal desde una perspectiva de clase, anticapitalista. Al mismo tiempo, seguiremos batallando diariamente para destruir la relación social patriarcalista y capitalista en la que estamos insertos e instaurar una sociedad comunista anárquica donde varones y mujeres seremos personas libres e iguales.

 

Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital

1/3/2017

 


post FRENEMOS EL AJUSTE EN CIENCIA Y TÉCNICA

Martes, 28 de febrero de 2017

Desde finales del año pasado el gobierno macrista y las autoridades del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCyT) han puesto en evidencia su política de ajuste en el sector de Ciencia y Técnica. Los enormes recortes en el ingreso a la Carrera del Investigador y en los otorgamientos de Becas dan cuenta de ello.

Sin embargo, los ajustadores se toparon con algo que quizá no esperaban: la organización y la lucha de los trabajadores y trabajadoras de la ciencia. Esta quedó plasmada con la toma del Ministerio en diciembre del año pasado, la cual obligó al antes kirchnerista y ahora macrista ministro Lino Baranao a firmar un acta acuerdo por los más de 500 despidos de los investigadores recomendados.

Igualmente, el Estado nacional que es la patronal en el CONICET no se detuvo en sus propósitos: pasado el mes de enero en una tensa calma, en febrero volvió a arremeter con sus políticas de ajuste. Hace unos días desde el CONICET se anunció la nueva convocatoria a la Carrera del Investigador Científico y Tecnológico, en la que sólo habrá 450 vacantes (en el 2015 se otorgaron 830 ingresos). Asimismo, de esas 450 vacantes, el 50% se destinarán a “Temas Estratégicos” (convocatoria que hasta 2015 era independiente).

Si se lo deja actuar, el gobierno nacional va a imponer su tremendo ajuste también en el área de Ciencia y Técnica; por eso es imperioso actuar ahora, con todo el conjunto de los trabajadores y trabajadoras involucrados: investigadores/as, becarios/as, personal de apoyo y administrativos/as, además de las organizaciones estudiantiles y sindicatos docentes.

 ¡SOLO HAY UNA MANERA DE DERROTAR EL AJUSTE: ORGANIZACIÓN Y LUCHA!

¡ASAMBLEAS PARA DECIDIR, ACCIÓN DIRECTA PARA GANAR!

 

Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital

Adherida a la Federación Obrera Regional Argentina

28/2/2017


post La F.O.R.A. se desafilió de la A.I.T.: comunicado del Consejo Federal

Jueves, 9 de febrero de 2017

Transcribimos la decisión de la F.O.R.A. de desafiliarse de la Asociación Internacional de Trabajadores (A.I.T.)

Buenos Aires, 17 de enero de 2017

La Federación Obrera Regional Argentina, en consecuencia con la opinión que le merece la situación internacional, informa que no considera a la actual Asociación Internacional de los Trabajadores con secretaría en Varsovia, Polonia, una institución que refleje el espíritu de lucha de los trabajadores como lo supo hacer en otras épocas, y aclara que se considera desafiliada de la misma.

Dicho esto, se afirma la participación en la coordinación internacional convocada por las organizaciones sindicales CNT, USI y FAU habiendo participado la FORA de la conferencia de Bilbao del 26 y 27 de noviembre de 2016.

 

Consejo Federal

FORA

c4sFPAMA


post Organización Obrera Nº 66

Jueves, 2 de febrero de 2017

El número de enero/febrero de 2017 de Organización Obrera está disponible en formato papel y electrónico:

https://mega.nz/#!4YgRkTCC!ALY6AxzrasL5SAS8m6EhxrEVuLzYCIwPZyzjNQa8GDk

OO

 


post La lucha de los obreros de AGR del Grupo Clarín: comunicado de la SROV Capital

Jueves, 2 de febrero de 2017

Contra la patronal, el Estado y la burocracia sindical

¡Viva la acción directa de los obreros de AGR del Grupo Clarín!

Centenares de trabajadores gráficos de la empresa Artes Gráficas Rioplatense (AGR) fueron despedidos el pasado 16 de enero. Los obreros, reunidos en asamblea, decidieron tomar la fábrica hasta lograr la reincorporación de todos los despedidos. La patronal argumenta que el taller “fue cerrado debido a la crisis de este sector de la industria gráfica (con caídas del 70% de la producción y el cierre de grandes talleres del segmento, Quebecor y RR Donnelly) y a la intransigencia de la Comisión Interna enrolada en el PO. Esta rechazó todas las propuestas de la empresa para redimensionar el taller” (Clarín, 30/1/2017). Hay en la frase entrecomillada una hedionda mentira pero también un atisbo de sinceridad que conviene aclarar.
Por un lado, es falaz que la empresa fue cerrada por una “crisis” del sector: las publicaciones que se producían en AGR -entre ellas la revista Viva que se distribuye los días domingo junto con el diario Clarín- se siguen produciendo en otros talleres gráficos. (Tampoco la mencionada por Clarín “RR Donnelly” fue cerrada en 2014 por una “crisis de la industria gráfica” sino vaciada adrede por la patronal: como en AGR, la respuesta proletaria fue la ocupación de la planta y posteriormente su puesta en funcionamiento como “MadyGraf Cooperativa Gráfica”.) Este pulpo burgués no sólo no pierde sino que acrecienta constantemente sus ganancias: en 2016 el Estado nacional le sextuplicó la pauta publicitaria con relación a 2015; además, el gobierno de Cambiemos autorizó a la firma Nextel del Grupo Clarín a comprar otras seis empresas que le permitirá obtener las frecuencias necesarias para poder brindar en las principales ciudades de Argentina el servicio de telefonía celular con el servicio “4G” y el de televisión “on demand”: Nextel planea invertir “US$ 500 millones en infraestructura y equipamiento para dar telefonía celular de última generación” (Clarín, 10/12/2016). Por lo expuesto, estamos en presencia de un lock-out patronal, literalmente “cerrar y dejar fuera” a centenares de trabajadores para que la mayoría de ellos acepte el despido sin chistar y la minoría que seguiría ocupada tolere el empeoramiento de las condiciones laborales. Y esta mentira desarmada por los hechos (no hay ninguna “crisis de la industria gráfica” sino lock-out) se vincula con el atisbo de sinceridad deslizado por el Grupo Clarín.
En efecto, al decir que la Comisión Interna de AGR es “intransigente”, el grupo empresario reconoce que dicha organización gremial no traiciona sino defiende los intereses de los trabajadores que representa. Acostumbrada como está a “negociar” con todo tipo de burocracia sindical (peronista, socialista, radical, lo mismo da), Clarín se sorprende por la intransigencia a aceptar condiciones “flexibilizadas” de trabajo y resignar históricas conquistas obreras.

La Sociedad de Resistencia de Oficios Varios de Capital adherida a la Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A.) saluda a la Comisión Interna de AGR y a todos sus trabajadores y reivindica el método proletario sobre el que asienta su funcionamiento: la asamblea como ámbito de decisión y la acción directa para imponer las decisiones emanadas de la asamblea deliberativa y resolutiva, es decir, soberana.

Alertamos que la lucha de los trabajadores de AGR-Clarín podría quedar aislada si no es acompañada solidariamente por el conjunto de la clase obrera. Si el sindicato Federación Gráfica Bonaerense no estuviese dirigido por agentes de la conciliación de clases, ya debería haber lanzado una huelga general por tiempo indeterminado hasta lograr la reincorporación de todos los trabajadores despedidos por el Grupo Clarín. Esa medida posibilitaría también que los sindicatos de periodistas efectivizaran otra huelga general por tiempo indeterminado en solidaridad hasta lograr la reincorporación de los gráficos despedidos, además de sumar sus propias reivindicaciones (en el diario Clarín las condiciones de trabajo ya están flexibilizadas y recientemente decenas de trabajadores aceptaron el chantaje del “retiro voluntario”, por ejemplo). Y hay motivos de sobra para que el conjunto de los trabajadores se lancen a la huelga indefinida, entre ellos que los despidos, la flexibilización laboral y la elevada inflación ahondan nuestra carestía de vida. Sin embargo, los trabajadores nada bueno podemos esperar de las burocracias sindicales que están acostumbradas a canjear despidos y flexibilización laboral a cambio de numerosas prebendas y privilegios de casta, como el vergonzoso convenio petrolero de Vaca Muerta pactado por Guillermo Pereyra, titular del sindicato petrolero de Neuquén, La Pampa y Río Negro (quien además de vivir del trabajo ajeno como “sindicalista”, parasita en el Congreso de la Nación como “senador nacional” del Movimiento Popular Neuquino); o la reciente reforma de la Ley de Riesgos de Trabajo “consensuada” con la C.G.T. antes de ser promulgada por decreto de “necesidad y urgencia” patronal y estatal.

Sin embargo, para descomprimir el descontento obrero y popular, la burocracia sindical en su conjunto (agrupada en la CGT o en las CTA), puede llegar a sacar de la manga un paro de 24 hs o algún remilgo de “plan de lucha”. Al margen de las tácticas y estrategias de la burocracia sindical, los trabajadores debemos solidarizarnos y unir nuestras luchas. En este sentido, hacemos un llamado a la Comisión Interna de AGR-Clarín y a todas las asociaciones gremiales (comisiones internas, cuerpos de delegados, corrientes sindicales) a organizar con urgencia un encuentro nacional de trabajadores combativos en la perspectiva de dotarnos de un plan de lucha decidido democráticamente por el conjunto de la clase obrera.

¡Libertad de asociación para los trabajadores!
¡Fuera la burocracia y el Estado de los sindicatos!
¡Por un encuentro nacional de trabajadores combativos!
¡Solidaridad y unidad para el triunfo de los trabajadores de AGR-Clarín!
¡Asambleas para decidir, acción directa para ganar!

Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital adherida a la F.O.R.A.
1/2/2017


post Universidad Nacional de La Matanza: por la reincorporación de los trabajadores despedidos y el fin de la persecución gremial

Jueves, 2 de febrero de 2017

El 30 de marzo, en la ciudad de San Justo, se desarrolló una asamblea de trabajadores universitarios motorizada por el Sindicato de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de La Matanza (SIDUNLAM). Hasta allí fuimos a presenciar la asamblea, dejamos un aporte al fondo de lucha y leímos el comunicado que aquí publicamos:

 

Compañeras y compañeros del Sindicato de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de La Matanza (SIDUNLAM):

Desde la Sociedad de Resistencia de Oficios Varios de Capital adherida a la Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A.) les hacemos llegar nuestro fraternal abrazo y nos solidarizamos con vuestra lucha contra los despidos y la persecución gremial.

Como trabajadores afiliados a la F.O.R.A. sabemos muy bien lo que significa la persecución gremial porque nuestra organización fue combatida una y otra vez desde su fundación hace 116 años: nuestros locales y publicaciones fueron clausurados en distintos momentos de la historia no sólo por gobiernos totalitarios sino por aquellos que fueron elegidos por medio del sufragio popular; nuestros afiliados sufrieron cárcel, tormentos y hasta han sido expulsados de la Argentina gracias a la aplicación de la Ley de Residencia sancionada en 1902 y derogada en 1958.

No es casual que entre las personas trabajadoras despedidas se encuentren miembros activos de la Comisión Directiva del SIDUNLAM: esta manifiesta persecución a un joven sindicato que confronta con la patronal es posible, entre otras cosas, por la aplicación de la actual ley de asociaciones sindicales. El modelo sindical argentino vigente desde 1945 y cristalizado por medio de la estatalización compulsiva de los gremios de trabajadores no sólo favorece el unicato -caldo de cultivo de la burocracia sindical- sino que persigue a toda agrupación que rechace la conciliación de clases, es decir, a quien más allá de la defensa de los intereses económicos de la clase trabajadora enfrente a la patronal y a esa máquina defensora y reproductora de relaciones de explotación y de opresión llamada Estado.

Aquí estamos presentes para ayudarlos en todo lo que nos sea posible y así lograr la reincorporación de los trabajadores y trabajadoras despedidos por la patronal de la Universidad Nacional de La Matanza y para que no sean pisoteados los derechos laborales históricamente adquiridos. En este sentido, les hacemos llegar una humilde contribución monetaria para vuestro fondo de lucha.
Además, nos solidarizamos con vuestra lucha para terminar con la persecución gremial.

En este contexto de profundización de la miseria por medio de la flexibilización laboral, la inflación y la desocupación, los invitamos a que juntos redoblemos los esfuerzos para unir todas las luchas que diariamente los trabajadores, ocupados o desocupados, emprendemos contra el Capital y el Estado.

¡Por la libre asociación de los trabajadores!
¡Unidad y solidaridad entre explotados!

Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital adherida a la F.O.R.A.
30/1/2017


post Solidaridad con los trabajadores de AGR/Clarin

Jueves, 19 de enero de 2017

Desde la Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital adherida a la F.O.R.A. nos solidarizamos con los trabajadores despedidos de AGR/Clarín y apoyamos su lucha -que es la de todos los trabajadores- por mantener los puestos de trabajo contra los caprichos de la ambición patronal. Asimismo repudiamos la represión ejercida por el aparato estatal contra los trabajadores, que demuestra una vez más su razón de existir: perro guardián del Capital.

 

¡Resistencia y solidaridad!

¡Asambleas para decidir!

¡Acción directa para ganar!

 


post Repudio y solidaridad frente a los despidos en la UNLaM

Jueves, 5 de enero de 2017

4/1/17
Compañeros y compañeras:

Desde la Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital adherida a la F.O.R.A. repudiamos la decisión de las autoridades de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) de despedir el 30 de diciembre de 2016 a 15 trabajadores de dicha universidad, en un claro intento intimidatorio de acabar con la organización gremial surgida de los propios trabajadores.

Nos solidarizamos con los trabajadores despedidos y estamos a disposición de cualquier iniciativa que lleven adelante para luchar por la reincorporación de los compañeros.

¡Asambleas para decidir!
¡Acción directa para ganar!

Para acercar la solidaridad comunicarse con:
MARTÍN 221-155482716
ALEJANDRO 11-40782953