1 de mayo de 2017: comunicado de la Federación Obrera Regional Argentina

Reproducimos el comunicado redactado por el Consejo Federal de la FORA y leído ayer (1/5/2017) en el acto público de la ciudad de Buenos Aires

Comunicado de la Federación Obrera Regional Argentina

1886 – 1° DE MAYO – 2017

2017. 131 años de la huelga por las 8 hs de trabajo en Chicago. Aquél movimiento iniciado en 1886 para reducir la jornada de trabajo sigue, con sus altibajos, presente hasta hoy día. Los hechos que sucedieron después, con la detención y asesinato de los 5 anarquistas, hicieron que se proclame al 1° de mayo como el día internacional de los trabajadores, día en que se protesta contra las injusticias del sistema capitalista y de su consecuente división en clases: explotadores y explotados.

Desde ese año, las organizaciones obreras fueron avanzando más y más en los derechos y reivindicaciones de los trabajadores y las trabajadoras. Los patrones y el estado, fueron cediendo y adecuando sus herramientas y armas con el objetivo de mantener sus ganancias y aumentarlas. De la represión más absoluta fueron variando hasta incluir a las organizaciones obreras en una mayor participación política y económica para desviar al movimiento de su primer objetivo: la derrota del sistema capitalista y su reemplazo por un sistema social justo en el que no haya explotación del hombre por el hombre.

Ya bien entrado el siglo XXI, la existencia de este sistema social y económico injusto que sigue manteniendo los privilegios de los ricos y de quienes los defienden con la ley y con la fuerza, nos siguen dando motivos para alzar nuestra voz de protesta. El año pasado hubo cerca de 200 mil despidos, entre trabajadores registrados y “en negro”, aumentando progresivamente la cifra del trabajo informal a un 33%. Se calcula que al día de hoy se produjeron 450 mil despidos desde que comenzó el gobierno de Cambiemos con Mauricio Macri a la cabeza. La inflación prevista para este año está cercana al 30 % y los salarios no paran de perder ante ese aumento del costo de vida. Los capitalistas nos siguen poniendo los costos en nuestros hombros aumentando los servicios esenciales como el transporte, la luz, el agua y el gas. Las patronales avanzan en condiciones más precarias de labor aprovechando el aumento de la desocupación como medio de presión para que aceptemos peores condiciones de trabajo y menor salario.

Ante esto, las burocracias sindicales van negociando a pérdida frente a las empresas y al no poder controlar del todo a las bases obreras que reclaman un plan de lucha contra esta situación, las patronales y el Estado se adelantan para poder reprimir y cortar con las protestas y los reclamos tanto en la calle como en los papeles. El dictamen de la corte suprema sobre el derecho a huelga, les dio el aval a las empresas y a la burocracia sindical para castigar las huelgas salvajes de los trabajadores; la puesta en práctica por primera vez del protocolo anti-piquete en la panamericana el 6 de abril durante la jornada de paro nacional convocada por la CGT, el inicio de causas judiciales a quienes se manifiestan y luchan por sus derechos, los acuerdos a la baja en convenios colectivos como el petrolero y el automotriz, muestran las intenciones y la clara alianza que existe entre el Estado, las patronales y los sindicatos burocráticos.

Se impone la necesidad de avanzar en la organización de los trabajadores para superar las barreras impuestas por la burocracia sindical y el Estado, quienes cortan la iniciativa obrera en busca de acotar el movimiento y acciones de protesta a un marco controlado y regulado que impida una verdadera defensa de nuestros derechos conquistados y recuperados con esfuerzo, ante el recorte brutal que ejecutan los capitalistas nacionales y multinacionales bajo la excusa de una crisis que sólo pudieron producir ellos.

Por todo esto, es que el 1° de mayo, tanto en Argentina como en el resto del mundo, permanece vigente y sigue siendo el día de protesta de los trabajadores. Día en que alzamos la voz contra la avanzada patronal y el recorte de derechos, contra la carestía de vida, la represión a nuestros reclamos y protestas y contra el ataque hacia nuestras herramientas de lucha, con la huelga a la cabeza.

Este 1° de mayo mantenemos el fuego encendido por los mártires de Chicago y decimos:

Contra la represión a los trabajadores que se organizan y luchan
Contra la precarización laboral y el ataque a nuestros derechos
Contra la burocracia sindical y el estado, que boicotean los reclamos obreros

¡VIVA LA HUELGA Y LA ACCIÓN DIRECTA!
¡VIVA LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES!
¡POR LA LIBERTAD DE ASOCIACIÓN GREMIAL!
¡VIVA EL 1° DE MAYO!

Consejo Federal de la F.O.R.A.